101-95. Wade y O'Neal impusieron su condición de estrellas

Por domingo 29 de enero, 2006

Houston (EEUU), 29 ene (EFE).- La combinación del escolta Dwyane Wade y el pívot Shaquille O'Neal volvió a ser la clave que permitió a los Heat de Miami ganar por 101-95 a los Rockets de Houston y conseguir la segunda victoria consecutiva.

Una vez más Wade, con 32 puntos, incluidos 17 en el cuarto periodo, fue el líder perfecto en el ataque de los Heat, que además tuvo a O'Neal con su mejor partido en los tiros desde la línea de personal.

El arma con la que al final Wade también iba a asegurar el triunfo de los Heat al conseguir los 10 últimos puntos de su equipo, incluidos ocho desde la línea de personal.

Wade, que anotó 8 de 18 de tiros de campo y 16 de 19 desde la línea de personal, también aportó nueve asistencias y seis rebotes con sólo una personal.

"Wade surgió en los momentos decisivos cuando tenía que anotar los puntos que nos permitiese mantener la ventaja en el marcador y cortar la reacción del acierto que tuvo McGrady en los últimos minutos", comentó Riley.

Junto a Wade, O'Neal también completó un gran partido en el Toyota Center al conseguir doble figuras en puntos y rebotes, mientras que su aportación desde la línea de personal fue especialmente efectiva.

O'Neal, que jugó 33 minutos, aportó 24 puntos con 14 rebotes, dio una asistencia y puso un tapón.

El pívot estrella de los Heat, que logró su duodécimo doble-doble de la temporada, anotó 6 de 10 tiros de campo y 12 de 18 desde la línea de personal, incluidos 10 consecutivos, para acercarse a la mejor que tuvo el 22 de enero de 1994 cuando anotó 15 de 16.

El veterano base Gary Payton también hizo un buen trabajo al salir de titular por el lesionado Jason Williams para aportar 12 puntos (4 de 11 tiros de campo, los cuatro triples en ocho intentos), repartió seis asistencias y capturó cinco rebotes.

El alero reserva Antoine Walker fue el cuarto jugador con doble dígitos al conseguir 10 puntos, mientras que el pívot Alonzo Mourning aportó cuatro puntos con 3 tapones para ponerse con 134 y consolidar la mejor marca de la liga en ese apartado.

Los Heat completaron el partido con un 44,9 por ciento de acierto en los tiros de campo; el 42,9 de triples y el 75,0 de lanzamientos de personal, mientras que dominaron los rebotes con 45-41 y las asistencias 23 por 14 sólo para los Rockets, que sólo ganaron en el apartado de las faltas personales con 30 cometidas por sólo 20 del equipo de Miami.

La victoria dejó a los Heat con marca de 27-18 y líderes destacados en la División Sureste.

Mientras, la historia para los Rockets fue la misma de los últimos partidos en su campo, jugar una buena defensa, tener la opción de ganar el partido hasta los últimos minutos cuando los puntos decisivos cayeron del lado de los Heat.

El alero Tracy McGrady volvió a ser el líder del ataque de los Rockets al conseguir 37 puntos, pero sólo 13 de 37 tiros de campo y 4 de 15 con los triple;, capturó 12 rebotes y dio seis asistencias.

El base Rafer Alston con 26 puntos, siete rebotes y tres asistencias también destacó en el ataque de los Rockets, pero el resto del equipo se quedó con sólo un 37,2 por ciento de acierto en los tiros de campo.

La derrota, segunda consecutiva, dejó a los Rockets con marca perdedora de 15-28, la peor de la Conferencia Oeste, después de haber perdido 15 de los 19 partidos disputado en su campo del Toyota Center. EFE