20 mil 745 muertos en Pakistán y 804 en la India

Por lunes 10 de octubre, 2005

Nueva Delhi, (EFE).- El terremoto del pasado sábado en Cachemira causó 20.745 muertos en Pakistán y 804 en la India, según las últimas cifras oficiales de sus respectivos gobiernos, que se quedan cortas para otros organismos.

El ministro del Interior de Pakistán, Aftab Ahmad Khan Sherpao, informó ayer de que la última cifra oficial de víctimas en ese país es de 20.745, mientras las estimaciones de los medios de ese país hablan de que, como mínimo, será doblada.

Por su parte, las autoridades de la zona de Cachemira administrada por la India indicaron que los fallecidos a causa del fuerte seísmo han sido 804.

Varias organizaciones no gubernamentales presentes en el lado indio de Cachemira creen que el número de muertos superará con creces el millar.

Annan pide colaboración

Ginebra, (EFE).- El secretario general de la ONU, Kofi Annan, pidió ayer la colaboración de toda la comunidad internacional para coordinar los trabajos de rescate entre los afectados por el seísmo que el pasado sábado afectó principalmente a Pakistán.

En una rueda de prensa, Annan valoró aún así "la rápida y amplia respuesta de la comunidad internacional" ante los efectos "devastadores" del seísmo, que se calcula que ha causado la muerte de más de 30.000 personas.

Según detalló, los equipos de la emergencia enviados por la ONU han estado trabajando contrarreloj desde el pasado día 8 para colaborar con las autoridades nacionales en "asegurar una rápida respuesta a las necesidades y una coordinación eficaz de la ayuda internacional".

Las organizaciones de Naciones Unidas que se han movilizado son, concretamente, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PAM), el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Población (UNFPA).

BM aportará US$20.0 millones

ashington, (EFE).- El Banco Mundial aportará veinte millones de dólares para ayudar a los países afectados por el terremoto registrado el pasado fin de semana en el subcontinente asiático, anunció ayer su presidente, Paul Wolfowitz.

"Un terremoto de esta magnitud causará, tristemente, muchas pérdidas, aunque aún no tenemos una imagen completa" del desastre, señaló Wolfowitz en un comunicado.

Las primeras cifras apuntan a que más de 30.000 personas pueden haber muerto en el seísmo de una intensidad de 7,6 grados en la escala de Richter que sacudió el pasado sábado el noreste de Pakistán, el noroeste de India y partes de Afganistán.