6-2. Mulder dominó y los Cardenales ya piensan en la barrida

Por jueves 6 de octubre, 2005

San Luis (EEUU),(EFE).- La historia se repitió por segundo

partido consecutivo, con un pitcheo dominador y un bateo oportuno

que permitió a los Cardenales de San Luis demostrar que es el equipo

a batir en la Liga Nacional después de haberse cumplido la tercera

jornada de la Serie de Divisiones.

Esta vez el abridor protagonista fue Mark Mulder que lanzó algo

más de seis entradas sólidas y el jardinero Reggie Sanders volvió a

producir un par de carreras decisivas en el séptimo episodio para

que los Cardenales ganasen 6-2 a los Padres de San Diego en el

segundo partido de la serie al mejor de cinco que controlan por 2-0.

Hasta ahora siete equipos han conseguido superar una desventaja

de 0-2 en la series de división, el último en hacerlo fueron los

Medias Rojas de Boston contra los Atléticos de Oakland en la

temporada del 2003.

El tercer partido de la serie se disputará el próximo sábado en

el Petco Field de San Diego con el abridor Matt Morris (14-10, 4.11)

por los Cardenales y el ex lanzador de San Luis, Woody Williams

(9-12, 4.85) por los Padres.

Mulder (1-0) en seis entradas y dos tercios espació ocho

imparables con una carrera, que no le hicieron hasta que tenía dos

"outs" en el séptimo episodio, dio una base por bolas y abanicó a

dos bateadores para completar 87 lanzamientos con 56 que fueron

buenos.

"Me he sentido muy bien en el montículo y creo que la ayuda que

me dio el ataque en las primeras carreras ayudo que el trabajo fuese

mucho mejor", comentó Muller. "Siempre dije que el triunfo tenía que

ser de equipo y eso fue lo que conseguimos".

El relevista dominicano Julián Tavarez trabajó una entrada con

Randy Flores que sacó el último "out" del octavo episodio, para

dejar al cerrador Jason Isringhausen que lanzase perfecto el noveno

y asegurase la victoria de los Cardenales.

La derrota fue para el abridor dominicano Pedro Astacio, que hizo

un buen trabajo en el montículo en las cuatro entradas que estuvo,

pero no recibió el apoyo de una buena defensa ni del bateo oportuno

que tuvo Mulder.

La ataque de los Cardenales comenzó a hacer su trabajo a partir

de la parte baja de la tercera entrada cuando anotó el primer racimo

de dos carreras y en las que fueron protagonistas el dominicano

Abraham Nuñez, que anotó la primera y el receptor boricua Yadier

Molina que consiguió la segunda.

Nuñez recibió base por bolas de su compatriota Astacio, se fue a

segunda por error del campo corto Khalil Greene y Molina llegó a la

inicial.

Mulder se sacrificó en primera para que avanzasen los corredores,

David Eckstein pegó rola por tierra de selección por primera y Nuñez

anotó el 1-0.

Astacio perdió el control en sus lanzamientos y con Molina en

tercera y Eckstein en primera dio base por bolas a Jim Edmonds para

congestionar las almohadillas y volver a regalar boleto a su

compatriota Albert Pujols para que el receptor boricua pusiese en la

pizarra el parcial de 2-0 a favor de los Cardenales.

De nuevo, en el cuarto episodio, Muñez y Molina volvieron a ser

los protagonistas del segundo racimo de dos carreras, con Molina que

produjo la tercera carrera al pegar rola por tierra para que anotase

Mark Grudzielanek y Nuñez consiguió el 4-0 con sencillo remolcador

de Eckstein.

Ahí se acabó el trabajo para Astacio (0-1) que en cuatro entradas

cedió sólo tres imparables, pero le hicieron cuatro carreras -tres

limpias-, regaló tres bases por bolas y sacó cuatro ponches después

de completar 80 lanzamientos con 46 "strikes".

Mientras, el ataque de los Padres, como les sucedió en el primer

partido de la serie, no respondieron al principio al pitcheo de los

Cardenales, esta vez con la pelota que lanzó Mulder, y lo hizo al

comienzo de la séptima entrada para anotar la primera carrera y

romperle la blanqueada al abridor estelar del equipo de San Luis.

El torpedero Greene abrió el episodio con doblete y el primera

base Xavier Nady pegó sencillo productor para poner la pizarra en

4-1 y forzar la salida de Mulder, que fue relevado por Tavarez.

Sin embargo, los Cardenales respondieron de inmediato en la parte

baja con otro racimo de dos carreras y no pudo ser nada más que con

lo mejor de su artillería, Edmonds, el dominicano Alber Pujols y el

veterano Sanders.

El héroe del primer partido con seis impulsadas, esta vez pegó

doblete productor de las anotaciones después de Edmonds había

recibido base por bolas y Pujols pegó sencillo.

Pujols confirmó su condición de líder indiscutible en el ataque

de los Cardenales al irse de 3-2 con anotación e impulsada, mientras

que su compatriota Nuñez anotó dos carreras y Molina piso una vez la

goma y también tuvo una impulsada.

Los Padres siguieron en su línea de no darse por vencidos y en la

parte alta del octavo episodio fabricaron la segunda carrera, que

anotó el receptor venezolano Ramón Hernández al ser golpeado Nady

con un lanzamiento de Tavarez cuando las bases estaban llenas.

La reacción final de los Padres no fue una vez más suficiente,

porque enfrente había un equipo que hasta ahora ha demostrado que es

mejor y está a sólo un triunfo de pasar por cuarta vez en cinco

temporadas a la disputa del banderín de la Nacional.

Anotaciones por entradas:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 CA HI ER

– – – – – – – – – — — —

San Diego 0 0 0 0 0 0 1 1 0 2 10 1

San Luis 0 0 2 2 0 0 2 0 X 6 6 0

PG: Mark Mulder (1-0)

PP: Pedro Astacio (0-1)

SV: Ninguno

JRS: San Diego: Ninguno

San Luis: Ninguno.EFE