A buena hora, Sr. Presidente electo

Por Carlos Luis Baron martes 10 de julio, 2012

He leído la noticia de que el presidente electo, Lic. Danilo Medina, quien desde Colombia, al concluir una reunión con los principales ejecutivos del Banco de Comercio Exterior de Colombia, anunció que gestionará financiamiento para el sector eléctrico de la República Dominicana.

Esta información es trascendente, porque la calidad y fiabilidad del servicio eléctrico es uno de los principales obstáculos para el incentivo de las inversiones extranjeras en nuestro país.

Las interrupciones del servicio eléctrico indiscriminadamente es el primer obstáculo para el desarrollo industrial, además de las deficiencias del sistema, su costo de la tarifa eléctrica es el doble del promedio que en cualquier país de Latinoamérica, por ejemplo en República Dominicana es 0.23 dólares y en otros países de la región es de 0.10 de dólares, este es uno de los primeros obstáculos para la competitividad a la que estamos obligados, por el DR-CAFTA.

Lógicamente, el problema no es solo del financiamiento del sector, esa es una de las aristas, el obstáculo mayor radica en que el sistema de generación es obsoleto, poco eficiente y costoso, por depender de los derivados del petróleo, cuyas oscilaciones de precios son imponderables, susceptible a dispararse al asomo de cualquier indicativo de crisis en los países productores o por el simple aumento de las demandas en el invierno.

Hay que apuntar, como nota marginal, no menos importante que los acuerdos de Madrid firmados en el año 2002, permitieron a las empresas generadoras obtener ventajas por la indexación de los precios de electricidad sobre el costo del petróleo.

El funcionamiento que pudiéramos calificar de correcto con respeto a las empresas generadoras, no permitió aumentar las capacidades de producción e menos captar nuevos inversionistas ya que las empresas distribuidoras pagan sus facturas con varios meses de atraso limitando el desempeño financiero de las generadoras.

Esto hace poco atractivo el negocio…

Esta situación provoca limitaciones de cargas voluntarias, ocasionando varios apagones diarios según las provincias .La ineficiencia de las “Edes” reside, según los datos cifrados, en el cociente de eficacidad (cantidad de electricidad distribuida por empleados y la cantidad de clientes por empleados) el más fiable de América Latina. Hay la misma cantidad de empleados en las distribuidoras en República Dominicana que en Perú mientras este país produce cinco veces más energía eléctrica.

Desde la re-nacionalización de EdeSur, los empleados pasaron de 1 219 a 1 855 a 2004, un aumento de 43 %, sin ganancia sobre los resultados. Las características técnicas de las distribuidoras son lamentables: entre 20 e 25 % de desperdicios no técnico (Facturas sin pagar, robo sobre la línea eléctrica…) cerca de 12 % de desperdicios técnicos. El promedio en América Latina es cerca de 10 % para los desperdicios técnicos e no técnicos.

Para equilibrar esos desperdicios, el estado dominicano, debe invertir 2 % del PIB por año que representa un costo de 700 millones de dólares por año. La situación financiera de las distribuidoras es crítica. Las tarifas demasiada costosa y los contractos no podrán ser renegociados antes el fin acuerdos de Madrid en 2016.

La nueva gestión de la CDEEE y las diferentes medidas implementadas para dinamizar el sistema eléctrico (programa reducción de apagones, Bono Luz, etc.) se agotaron mostrando sus límites a corto plazo aunque empujadas por la mano de la política.

En mi humilde calidad de conocedor del sector eléctrico, es oportuno en primer lugar, felicitar al Sr. Presidente Electo Danilo Medina, por tener al tema eléctrico dentro de sus prioridades.

En segundo lugar, motivar la diversificación de la generación de electricidad, buscando alternativas más baratas, y que garanticen más estabilidad en el costo de la generación, de esta manera el sector productivo nacional, sobre la agroalimentación no están sujetas a estos vaivenes que crean serias distorsiones en las estructuras de costo, por ende tienden a crear un espirar inflacionario de la economía nacional.

Tercero, incentivar la producción limpia, no contaminante, como las energías renovables: la solar y principalmente la eólica, tal y como se consigna en la ley 57-07 de incentivos al desarrollo de las energías renovables y sus regímenes especiales, para esta implementación, delimitar un nuevo marco de incentivos realmente atractivo para los inversionistas, hace falta voluntad política de parte del Poder Ejecutivo.

Esta transición energética que necesita la Republica Dominicana, constituye un viejo compromiso con la ciudadanía y mas allá un factor determinante en las futuras proyecciones internacionales del país.

Las agencias de notaciones internacionales como Standard & Poor’s , Fitch Ratings o Moody’s ; jueces de paz financiero con respeto a los préstamos internacionales toman ahora en cuenta en sus notas la cuota de generación eléctrica de origen no convencional para determinar los intereses de los préstamos internacionales.

A buena hora, Sr. Presidente Electo, todos le apoyamos en tan loable esfuerzo por un sector crítico, para el desarrollo sostenible de la República Dominicana.

Ingeniero Electricista de la Escuela Superior de Electricidad (Gif/Yvette, Francia), empresario directivo de las operaciones hemisferio Sur de un importante grupo energético francés, experto en gestión, diseño e implementación proyectos de electrificación rural, ingeniero consultor de los sindicatos mixtos de Electricidad rural de los departamentos ultramares franceses, ex director de Electricidad de Francia (equivalente a la CDEEE) en los departamentos ultramares francés, asesor en asuntos de energía en las instituciones siguientes:

-al instituto nacional de la energía solar (INES)

-al Instituto de Búsqueda en energías renovables (IRESEN)

-IFP Energías nuevas

-Instituto de Economía e de Política de la Energía (IEPE)

Realizo su especialidad en Energía Renovable en el MIT (Massachusetts), el es también graduado de Administración de Empresas del Instituto de Administración de Empresas de Paris (Francia).