A celebrar y mercadear en octubre de cada año

Por El Nuevo Diario domingo 30 de septiembre, 2012

El mercadeo, sinónimo de manipulación social a todos los niveles, ya también tiene un día establecido para su celebración en la República Dominicana. Y, precisamente, se seleccionó el primero de octubre de cada año, mes en el que no había un condicionamiento mental específico para regalar por compromiso, o abastecerse de artículos diversos, de cara a algún tipo de celebración.

Sí, mediante la Ley No. 118-12, de fecha 23 de marzo del presente año, el Poder Ejecutivo así lo estableció, mediante la promulgación de dicha normativa – “Día Nacional del Mercadólogo” -, que dándole un poco de rienda suelta a la imaginación, posiblemente esa decisión se puedo haber asociado con los ingredientes de la campaña electoral entonces en curso.

Claro, había que buscarle un espacio apropiado en el calendario. Ya en noviembre, comienza por lo regular el derroche navideño inducido; y, en diciembre ni se diga. Los comerciantes sí que ahora están cubiertos todo el año, con ocasiones múltiples para vender, y embaucar a los “conejillos de India” que se dejan arrastrar como borregos hacia el consumismo, desde el mismo mes de enero.

En todo los meses del año, luego de esa promulgación, hay un porqué para regalar, por compromiso en la mayoría de los casos, cuando se establecen fechas, incluidas en determinados lapsos de tiempo de manejo económico por parte de la población; o satisfacer las necesidades artificiales que se promueven, que tienen como objetivo determinado principal, el vender, y nada más.

Ya hay un día más de celebración, específico para la magia del mercadeo embaucador y promotor de la proclividad al consumo y la especulación, columnas en las que se sustenta en gran parte el sistema capitalista de explotación.

La carrera de mercadeo, con nivel de licenciatura en nuestro país, cuando en realidad no es más que técnica de mercado -mercadotecnia -, tal cual lo indica su nombre, constituye el “boom” o “fiebre” de la época. Es la forma de hacer rápidamente dinero, según muchos desorientados lo creen.

Las matriculaciones para cursar esa disciplina en las universidades de país, constituyen un alto porcentaje del estudiantado a nivel superior. Ojalá que no les pase igual a esos estudiantes, como ocurriera después con el “boom” o fiebre” que se produjera hace unas tres o cuatro décadas atrás, cuando todo el mundo quería estudiar Economía. Y luego, hasta las escuelas para esa carrera profesional fueron desapareciendo paulatinamente, al extremo que, muy pocas de las que existen en la actualidad, cuentan con una nómina estudiantil bastante baja.

Lo más probable es que, muchas de las personas que hoy estudian mercadeo, luego de egresados, tendrán que dar inicio a otra carrera, con menos oferta, y mejor remuneración por supuesto en el ámbito laboral dominicano; o, dedicarse a cualquier actividad diferente, como igual ha pasado con la mayor parte de los economistas nuestros, sin linaje familiar, o padrinazgo político.

www.WorldPress.com