A Corporán

Por El Nuevo Diario martes 6 de marzo, 2012

A los hombres se les valora por sus principales obras. Se determina en ese juicio histórico sus aportaciones a la sociedad, y se busca la forma en que desde su fuerza personal ayudó a transformaciones en su accionar diario.

En Rafael Corporán de los Santos hay un único y personal legado que me parece es el más apropiado a su trabajo diario y sus preocupaciones: Un hijo de Machepa demostró que se puede llegar al éxito.

Triunfó, teniendo detrás la miseria y el abandono social. Salir desde un patio, limpiar zápatos, cargar sacos y encumbrarse a ser empresario exitoso y líder de opinión y determinante en la difusión de las ideas que normaron una parte histórica de la sociedad dominicana.

Muchos no han podido salir de ese círculo que tiende la marginalidad social, pero Corporán demostró que no importa lo humilde de la cuna donde se nace, con trabajo, sacrificios, perseverancia y capacitación, se puede llegar.

En Radio Popular trabajé en cinco ocasiones en etapas distintas. En oportunidades separadas unas de otras por años. Fui reportero en la primera ocasión, y en mi última etapa, a fines del siglo 20 y principios del 21, director de prensa por unos tres años.

Como reportero me tocó transmitir en vivo el trayecto de Salvador Jorge Blanco desde su casa a la fiscalía, el día que la jueza le dictó orden de prisión. Como director de prensa, al filo de la media noche, di al país la noticia de la muerte de José Francisco Peña Gómez.

Recuerdo en varias ocsiones que a las cinco de la mañana, cuando llegaba a Noticiario Popular le escuchaba decir: no maltraten a los que están en fila buscando una funda, que yo vengo de ahí.

Con Rafael Corporán de los Santos desaparece una generación de locutores, y una forma de hacer comunicación. Su estilo, talvez para hoy no sea el de más impacto, pero llenó una época, cuando era la esperanza de miles de personas.

Corporán de los Santos, más que el comunicador, el hombre de televisión, o el mentor de Noticiario Popular, fue un ser humano con una amplia preocupacion humana, sobre todo por los más humildes.

Talvez su mas preciado don, fue nunca olvidar su niñez y sus origenes. Con orgullo señalaba que venía de un patio, que limpió zápatos y que cargaba sacos. Se veía como el ejemplo de superación para los sin padrinos.

De ahí la importancia de su legado. No es en las luces de la televisión, ni siquiera en las ondas radiales. Está en el deseo y cristalización de superación del hijo de Machepa.

Corporán demostró con su ejemplo que se puede nacer en cuna pobre y llegar a ser un hombre dominante y de prestigio en la sociedad dominicana. Para miles de dominicanos que nacieron y viven en la más espantosa de las miserias, hay posibilidades de progresar.

Un hijo de Pedro Pueblo, puede llegar: ese es el legado de Corporán.