A la deriva

Por Carlos Luis Baron jueves 21 de junio, 2012

Cualquier lector amante de la Literatura, pensaría que esta entrega es para honrar al maestro del cuento, el uruguayo Horacio Quiroga, quien inmortalizó el cuento ” A la deriva”. Pues no, más bien lo que quiero significar, es que nuestro país va hacia la deriva en aspectos fundamentales de nuestra democracia, que ya creíamos superados.

Mientras los entendidos no logran ponerse de acuerdo en los conceptos de legalidad y legitimidad para determinar si este gobierno surge sobre bases legítimas, hay una realidad tan cierta como el hundimiento del Titanic, y es, que Danilo Medina será el presidente de la República por los próximos cuatro años. Y en ese sentido, es un deber de un buen demócrata, crear las condiciones objetivas para que la gobernabilidad sea posible dentro de tantas dificultades. Todos debemos apostar a un buen gobierno del presidente electo, por el bienestar de los dominicanos.

Ahora bien, conociendo todos, de que no hay formas de hacer un buen gobierno sin gobernabilidad en las democracias modernas, yo entiendo que el PLD como partido de gobieno, así como algunos de sus líderes, deben cambiar actitudes. De ahí, que hay preguntas ineludibles: ¿ Cuál es el interés de algunos prominentes miembros del PLD en participar en los asuntos internos del PRD? ¿ Qué clase de país es éste que desacredita a su democracia al intentar el partido de gobierno dividir el principal partido de oposición? ¿ Qué clase de país es éste, que el presidente de turno administra también la justicia? ¿ Qué clase de país es éste que la Justicia abiertamente intenta romper el equilibrio democrático?.

¿ Qué clase de país es éste, donde los tribunales imparten justicia por favoritismo político? ¿ Qué clase de país éste, donde los de arriba obligan a los de abajo a cumplir las leyes que ellos no cumplen? ¿ Qué clase de país es éste, donde la clase politica no percibe que al destruir a sus partidos políticos, arruinan su mecanismo de sustentación?.

Estoy convencido de que lo aconsejable es que el presidente Fernández y el PLD deben dar el primer paso. ¿ Y cuál es ? Sacar las manos del PRD y dejar que sea el propio PRD que resuelva sus problemas internos.

Ya lo he dicho. Este gobierno nace con el sello de la ilegitimidad, pues de diez dominicanos, solamente tres lo hicieron por el PLD y su candidato. Pero la legitimidad no se adquiere por un decreto, sino, con políticas públicas que impacten de manera positiva en los dominicanos, sobre todo, en los de abajo, en los de la clase media. ¿ Se puede? Claro que sí. El compromido principal lo tiene el presidente electo Danilo Medina y después, todos los sectores comprometidos con un verdadero proyecto de nación.

EL AUTOR ES POLITOLOGO