A Vargas Maldonado se le dio el “ni tu ni yo”

Por Carlos Luis Baron jueves 7 de junio, 2012

El “ni tu ni yo” siempre fue la expresión, actitud y decisión final que asumió Miguel Vargas Maldonado cuando fue derrotado en buena lid por el ingeniero Hipólito Mejía en la pasada convención del Partido Revolucionario Dominicano, con lo que puso de manifiesto que no le importa para nada la unidad, el triunfo y la suerte de los militantes y simpatizantes de dicho partido.

Este “ni tu ni yo” siempre fue fácilmente deducible si observamos todas las cosas insólitas que este señor le pidió a Hipólito Mejía para darle su apoyo después de la convención:

1. La candidatura vicepresidencial para uno de sus seguidores; 2, dominio absoluto, igual que ahora, de la estructura del PRD hasta el 2017, sin hacer convención; 3, proclamar a Miguel Vargas, candidato presidencial sin convención para las elecciones del 2016; 4, que Hipólito Mejía haga una rueda de prensa aceptando que votaron los peledeístas en la convención pasada. 5, que en caso de que Hipólito Mejía ganara las elecciones, entregarle a su proyecto el 50% de los cargos gubernamentales, en la igualdad de cargos. 6, que si Hipólito Mejía no aceptaba esas propuestas, hacer el cambio para el 2016, y proclamarlo para el 2012.

Vargas Maldonado y los pocos seguidores que ya le quedaban, sabían perfectamente, como bien lo sabía la opinión pública, que perdieron legalmente la convención, por lo que ahora pretendieron no sólo dividir al PRD, sino evitar por todos los medios posibles que dicho partido pudiera ganar las pasadas elecciones presidenciales.

Sin embargo, Vargas y comparsa, y todos los pseudos “dirigentes” que le hacen coro, nunca tuvieron capacidad para advertir que con este “ni tú ni yo” estaban caminando en una arena movediza y cavando su propia tumba política, no sólo de cara al presente inmediato, sino lo que es peor aún, hacia el futuro.

Ahora a los perredeistas de buena voluntad y con deseo de llegar a la presidencia que han visto como su supuesto presidente MVM lo ha traicionado, no les queda más remedio que reprochar y rechazar tajantemente su traición, así como su errónea y destructora actitud anti democrática y anti perredeista asumida durante dicho proceso electoral.

MVM, Maríñez, Fiquito y Duvergés, al proseguir en su agitado curso, en su actitud antidemocrática, poco gallarda y rechazada por toda la militancia del PRD, lo único que le queda para su pataleo y últimos aletazos son las instancias “institucionales” en manos de sus aliados del PLD, donde pretenden recibir “apoyo legal” para la vil traición al PRD y como el pago que recibirían por el grandioso servicio político y electoral que le han prestado al partido morado en sus afanes de seguir en el poder.

Es indudable que lo de MVM y comparsa no es más que una “crónica de una muerte anunciada” por ponerse de espalda a los intereses de los hombres y mujeres del PRD y por ponerse al servicio del PLD, por lo que sólo pueden recibir el rechazo y expulsión más contundente que se merecen.