Abás dijo a Bush que no pospondrá elecciones a menos que muera

Por miércoles 21 de diciembre, 2005

Jerusalén, 21 dic (EFE).- El presidente palestino, Mahmud Abás, aseguró a su homólogo estadounidense, George W. Bush, que las elecciones no se pospondrán mientras viva, informó hoy el jefe del equipo de negociaciones de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Saeb Erekat. "Las elecciones legislativas no se pospondrán a menos que yo muera", dijo Abás a Bush, según afirmó Erekat hoy en declaraciones a la emisora "La Voz de Palestina".

Erekat afirmó que Abás pronunció esas palabras en su reunión con Bush en Washington el pasado mes de octubre.

Erekat afirmó que las autoridades palestinas han enviado nueve cartas a los israelíes para exigir que faciliten la celebración de las elecciones el próximo 25 de enero, y en particular en Jerusalén Este.

Asimismo, la ANP ha contactado con la Unión Europea (UE) y la secretaria de Estado de EEUU Condoleezza Rice, para que presionen a Israel para permitir que los palestinos de Jerusalén Este puedan votar.

"La parte israelí, que intenta de manera seria suspender las elecciones, no ha respondido", dijo.

Según Erekat, retrasar las elecciones "es un desastre para los palestinos, que conducirá a un derramamiento de más sangre".

Erekat reveló que el jefe de los servicios secretos egipcios, Omar Suleiman, tiene previsto exigir en su entrevista esta tarde con Abás, que cancele las elecciones.

Por otro lado, Abás es presionado por dirigentes de su propio movimiento, Al Fatah, para que cancele las elecciones debido a la participación por primera vez del movimiento islámico Hamás, que amenaza con arrebatarles su hegemonía en la ANP.

Entretanto, el ministro de Información palestino, Nabil Shaath, afirmó hoy que la ANP cancelará las elecciones legislativas si Israel no permite que se celebren en Jerusalén Este.

Shaath hizo estas declaraciones después de que las autoridades israelíes anunciaran su negativa a permitir que tengan lugar en la parte este de Jerusalén, conquistada por Israel en 1967.

Las autoridades israelíes argumentan que se niegan a que la votación tenga lugar en ese área en protesta por la participación de Hamás en los comicios.

En las elecciones presidenciales palestinas del pasado mes de enero y en las legislativas de 1996 los palestinos de Jerusalén depositaron las papeletas en las oficinas de correos de esa ciudad tras coordinar con Israel y después el recuento tuvo lugar fuera del distrito.