Acusado de financiar Al Qaeda dice es chií y esa red les odia

Por miércoles 2 de noviembre, 2005

Madrid, 2 nov (EFE).- El paquistaní Ahmed Rukshar, quien es juzgado en España por financiar supuestamente al número tres de Al Qaeda, Khalid Sheik Mohamed, dijo hoy que es de religión chií y, por eso, no pudo financiar a la red terrorista porque "todo el mundo sabe que la gente de Al Qaeda odia a los chiíes". Así lo expuso Ruskhar durante el interrogatorio al que fue sometido por su defensa y el fiscal de la Audiencia Nacional española Pedro Rubira, quien solicita para él y para el otro acusado en esta causa, el español Enrique Cerdá, 8 años de prisión y una multa de 4.000 euros (4.800 dólares).

El paquistaní afirmó entre sollozos que "Al Qaeda primero mata al musulmán chií y luego a los europeos" y, tras mostrar un tatuaje con una leyenda que distingue a los chiíes, "Alí me ayuda", destacó que en Pakistán ha habido varios atentados contra esa comunidad.

A preguntas de su abogado, explicó el funcionamiento de su empresa, una tienda de alimentación en la ciudad española de Logroño y habilitada como locutorio y desde la que, según el fiscal, se envió dinero a Al Qaeda.

Relató que él se encargaba de recoger dinero de inmigrantes paquistaníes para enviarlo a las direcciones en Pakistán que éstos le señalaban y lo hacía a través de una empresa ubicada en dicho país en la que, señaló, "están mis jefes".

El sistema, precisó, consistía en mandar un fax a su empresa en Pakistán en el que detallaba el dinero recaudado y las direcciones a las que había que enviarlo.

La empresa adelantaba ese dinero a las familias de los emigrantes y después le enviaba a él un fax indicándole que ingresara la cantidad en una cuenta bancaria, que podía corresponder a alguna otra firma del extranjero o un particular al que la compañía paquistaní debiera dinero por algún negocio.

Los movimientos económicos de Rukhsar ascienden a 2.677.097 euros (3.212.500 dólares), según las conclusiones provisionales del fiscal, que subraya que el presunto número tres de Al Qaeda dio instrucciones a Nizar Naouar, suicida que atentó contra una sinagoga en la isla de Yerba (Túnez), para que se pusiera en contacto con el paquistaní.

Finalmente, agrega, no se produjo esa comunicación "al no identificar Ahmed Rukhsar la contraseña".

En el registro de su locutorio se encontró la fotocopia de una hoja de transferencia por valor de 9.500 euros (11.400 dólares) a la cuenta de "Issa de Karachi", huido en esta causa y presunto contacto de Sheik Mohamed.

Sobre esta acusación, Rukhsar alegó que no sabía a quiénes correspondían las cuentas bancarias donde ingresaba el dinero por indicación de su empresa.

Hoy también declaró Cerdá, quien negó conocer y haber financiado a Sheik Mohamed, quien está implicado en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU y en el perpetrado en una sinagoga en Túnez.