Advierten contra abusos en misa y apoyar a políticos abortistas

Por martes 4 de octubre, 2005

Ciudad del Vaticano, (EFE).- Los prelados que asisten al Sínodo de Obispos denunciaron hoy los abusos que se cometen en la celebración eucarística y en las misas televisadas, defendieron la ecología y la justicia social en un mundo globalizado y discreparon entre si la comunión se ha de dar en la boca o en la mano.

El aborto también fue otro de los puntos tratados y el arzobispo Joseph Levada, prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio, cargo que ocupaba Joseph Ratzinger hasta ser elegido Papa) dijo hoy que cometen pecado los católicos que votan a políticos que admiten el aborto.

En esta segunda jornada de sesiones del Sínodo de Obispos, que tiene por lema "La Eucaristía fuente y culmen de la vida y de la misión de la Iglesia", los prelados también se mostraron a favor de la construcción de iglesias bellas y bien visibles y volvieron a reiterar que los divorciados que se vuelven a casar no pueden comulgar.

El cardenal de Riga (Letonia), Janis Pujats, que habló en latín, el único que usó ese idioma, pidió durante su intervención de seis minutos -tiempo del que disponen todos los asistentes- que se ponga fin a la distribución de las hostias consagradas en la mano.

A este respecto, el cardenal Francis Arinze, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, dijo que se pueden mantener las dos fórmulas, pero advirtió de la necesidad de que el sacerdote "controle" que el fiel que toma la comunión en la mano después ingiera la hostia, para evitar que pueda ser usada para "otros fines distintos".

El temor de los prelados es que se puedan usar para ritos satánicos o que se las guarden "como recuerdo" o que acaben siendo subastadas en Internet, como es el caso de una que dio el Papa a un fiel y éste la ha puesto en subasta y ya ha alcanzados los 2.000 dólares.

Respecto a los abusos en las misas transmitidas por televisión, la advertencia la hizo el arzobispo John Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, que dijo que de vez en cuando algunos sacerdotes se disocian de las normas litúrgicas y ello puede "desorientar" a los fieles que siguen la misa por TV, que pueden pensar que si el sacerdote hace eso, también lo pueden hacer ellos.

Folley recordó que seguir la misa por televisión no exime de la obligación de la misa dominical.

El obispo auxiliar de Roma y rector de la Universidad Pontifica Lateranense, Rino Fisichella, dijo, por su parte, que otros "errores" litúrgicos se cometen con la construcción de iglesias "que no son válidas".

El prelado pidió templos hermosos, que sean bien visibles y no iglesias medio escondidas, de estilo feo y que no resaltan la importancia de la Eucaristía.

Fisichella dijo que en un mundo caracterizado por un profundo cambio cultural es necesario que los católicos adopte un nuevo estilo de vida, en el que la eucaristía sea el centro de sus vidas.

El ecologismo y los desastres ecológicos irrumpieron hoy en el Sínodo. Según los prelados son un desafío a la paz.

El arzobispo peruano Pedro Ricardo Barretto Jimeno, de Huancayo, dijo que las señales catastróficas de las crisis ecológica y de los cambios climáticos afectan sobre todo a los más pobres.

"El clima es una amenaza para la paz mundial, una señal de los tiempos, una llamada a vivir la solidaridad", dijo el arzobispo peruano que abogó por una nueva conciencia ecológica.

Barretto Jimeno agregó que la crisis ecológica no es un problema técnico o económico, sino ante todo ético y moral.

El obispo auxiliar de Guadalajara (México), José González Rodríguez, resaltó la relación entre eucaristía y justicia social.

El cardenal Stephen Fumio Hamao, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes, puso el dedo en la globalización, afirmando que la supresión de las fronteras no coincide muchas veces con la globalización de la solidaridad.

Si ayer el cardenal patriarca de Venecia, Angelo Scola, afirmó que la Iglesia no necesita curas casados y reiteró la obligación del celibato, el patriarca de la Iglesia Oriental de Antioquia de los Grecos Melquitas, Greogoire II Laham, le respondió hoy que el celibato de los sacerdotes no tiene fundamento y puso como ejemplo el caso de las Iglesias orientales donde los curas pueden casarse.

Scola respondió, sin precisar más, que en la Iglesia Latina (la que sigue el rito de Roma) existen razones teológicas.

Cuando sólo van dos días de Sínodo (concluye el 23 de octubre) ya se han producido las primeras críticas. El grupo "Somos iglesia" criticó las postura "inmovilista" de los obispos y se mostraron a favor de que la mujer pueda acceder al sacerdocio, de que los divorciados casados de nuevo puedan volver a comulgar y a la intercomunión con las otras iglesias cristianas. EFE