Al menos 15 muertos tras una nueva jornada de violencia en Irak

Por martes 25 de octubre, 2005

Bagdad, 25 oct (EFE).- Al menos una quincena de personas murieron hoy y casi una veintena resultaron heridas en una nueva jornada de violencia en Irak que, por primera vez, alcanzó la ciudad kurda de Suleimaniya, en el norte del país. La explosión de un coche bomba y el intento de asesinato de un dirigente de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) dejaron al menos cinco muertos y cuatro heridos en la ciudad de Suleimaniya, en el Kurdistán iraquí, en el norte del país.

Según explicó a EFE un portavoz de esta formación, que lidera el presidente de Irak, Yalal Talabani, un suicida al volante de un vehículo cargado de explosivos trató de penetrar a la oficina de Asuntos Relacionados con los "Peshmerga" (milicianos kurdos), en esta ciudad, a unos 500 kilómetros al norte de Bagdad.

"Los guardias dispararon contra el coche y mataron al conductor, pero no pudieron evitar que estallara", explicó la fuente, sin precisar otros detalles.

El portavoz informó, asimismo, de que dos guardaespaldas perecieron en un intento de asesinar a Mula Bujtiar, miembro de la oficina política de UPK, principal partido kurdo iraquí.

Suleimaniya, última gran ciudad de Irak antes de la frontera con Turquía, era una de las pocas urbes iraquíes que se habían librado hasta la fecha de la violencia diaria que ensangrenta el país.

En Bagdad, donde la violencia no cesa, cuatro soldados iraquíes murieron y dos resultaron heridos cuando el vehículo en el que se desplazaban fue alcanzado por una bomba colocada en la carretera.

Según informaron fuentes policiales, la patrulla militar iraquí realizaba una misión en la autopista que une el sur de la capital con el oeste del país.

La explosión se produjo, según las fuentes, cerca de las 14.25 hora local (11.25 GMT) y dañó, además, al vehículo en el que viajaban los uniformados.

También en la capital, dos presuntos rebeldes murieron por los disparos de las tropas estadounidenses, en las cercanías de una gasolinera, en el barrio de Al Ghazaliya, en el oeste de la capital.

En las proximidades del mismo barrio, dos policías iraquíes murieron y otros siete resultaron heridos al ser atacado un convoy que trasladaba varios presos de la cárcel de Abu Ghraib, en el oeste de Bagdad, informaron fuentes del Ministerio de Interior.

Según el capitán de la Policía Abdala Ahmed, una partida de pistoleros emboscó la caravana y la acribilló a balazos cuando atravesaba la barriada, en un aparente intento por liberar a los prisioneros.

Algunos de los reclusos resultaron igualmente heridos, pero ninguno de ellos pudo escapar ya que los soldados estadounidenses llegaron a la zona para ayudar a retomar el control de la situación, añadió la fuente.

Un poco más tarde, el teniente coronel de policía Moneim Sawadi fue asesinado a tiros por un grupo de desconocidos que viajaban en un coche, en el barrio de Al Bunuk, en el este de Bagdad.

Asimismo, dos soldados norteamericanos perdieron la vida al estallar una bomba de carretera en el oeste de Bagdad, en los alrededores de la localidad de Ameriya, vecina a la ciudad de Faluya, uno de los feudos de los insurgentes iraquíes.

Con esas dos bajas, asciende a 1.999 la cifra de soldados estadounidenses muertos en combate en Irak desde que en marzo de 2003 comenzara la invasión y posterior ocupación de este país.

A última hora de la tarde, la Organización de Al Qaeda en Mesopotamia (Irak) asumió la autoría del triple atentado de ayer en el centro de Bagdad que acabó con la vida de 17 personas e hirió a otras 22 en un área ocupada por hoteles donde se alojan, mayoritariamente, periodistas y contratistas extranjeros.