AL y Caribe pierden 4,7 millones de hectáreas de bosques al año

Por admin lunes 28 de enero, 2008

Santo Domingo, 28 ene (EFE).- América Latina y el Caribe pierden cada año 4,7 millones de hectáreas de superficie boscosa, dijo hoy en Santo Domingo el consultor del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) Enrique Provencio, quien alertó sobre el negativo avance de la deforestación en esta región.

Esta zona es la responsable del 65 por ciento de la deforestación mundial y en los últimos años ha perdido masa forestal a un ritmo medio del 0,5 por ciento anual, lo que supone un retroceso respecto a los años 90, cuando la situación no era tan preocupante, agregó el experto.

Provencio hizo estas declaraciones en la Decimosexta Reunión del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe, que se celebra en Santo Domingo desde ayer hasta el próximo viernes.

El cambio climático, la reducción de las emisiones contaminantes, el uso eficiente de la energía, el saneamiento y drenaje de aguas, el ordenamiento territorial y los asentamientos humanos son algunos de los asuntos tratados en este encuentro, que reunirá, a partir del miércoles, a ministros de dieciséis países.

El deterioro medioambiental que padece la región la coloca en una "situación muy crítica", según el especialista, quien advirtió sobre la urgencia de aumentar los fondos destinados a la conservación medioambiental.

"Necesitamos ir mucho más allá del 0,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) que se invierte en medio ambiente", en especial si se tiene en cuenta que los países desarrollados invierten en conjunto más del 1,5 por ciento de su PIB, declaró Provencio en conferencia de prensa.

Alertó también sobre otros males que afectan al planeta, como la reducción de la disponibilidad de agua por habitante, la sobreexplotación pesquera y el avance de la contaminación costera y atmosférica, ésta última acentuada por el incremento de vehículos.

Junto a ello, mencionó el estancamiento en la zona del desarrollo de energías como la hidroeléctrica, solar y biomasa.

En cuanto a la población, advirtió sobre su crecimiento en las zonas costeras y la exposición que ésta padece a ser afectada por desastres provocados por fenómenos meteorológicos.

Además, hizo hincapié en un aspecto que consideró "particularmente grave", como es el hecho de que la población más expuesta a los impactos del cambio global en la región de América Latina y Caribe es la que se asienta en la zona caribeña, en particular la que habita en pequeños estados insulares.

Por otro lado, el asesor del PNUMA subrayó algunos logros y avances que se han conseguido en favor del medio ambiente, como las mejoras en los sistemas de conservación, en la reducción del uso de sustancias que agotan la capa de ozono y en la mejora de la administración ambiental y de las políticas medioambientales.

A esto añadió el aumento de las superficies protegidas, que en la actualidad representan el 20 por ciento de la región, la existencia en la actualidad de un mejor sistema de información y evaluación, así como "avances significativos" en educación, participación ciudadana e información ambiental.