Alex Rodríguez reconoce que estuvo “invisible” en la serie contra Angelinos

Por martes 11 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ Cuando Alex Rodríguez, el campeón de cuadrangulares de la Liga Americana con un total de 48, se paró frente al novato lanzador dominicano Elvin Santana con compañeros en bases y bateando para double play, la pregunta que tanto los seguidores de los Yankees como el mundo del béisbol, se hicieron fue la de que estaba ocurriendo con el tercera base, quizás la esperanza más latente del emblema neoyorquino.

Pero asumiendo una actitud que lo enaltece como humano y como deportista, fue el propio Alex, quien dio la respuesta:

“Yo no me dejé ver”, expresó Rodríguez inmediatamente después de la derrota 5-3 de los Yankees en Anaheim. Y agregó que reconoce que jugó “como un perro”.

Al batear de 4-0, el neoyorquino hijo de padres dominicanos sostuvo que tiene que dar una larga mirada al espejo, porque no hizo su parte. Reconociendo su visible frustración, Alex sostuvo que pese a que durante todo el año respondió como el equipo quería, en la serie frente a Anaheim, no pudo hacer nada.

“Jugué como un perro en los últimos cinco días”, expresó frenético consigo mismo. “No puedo decirlo con palabras, esto es lo más bajo que uno puede estar”.

El súper estrella que procedente de Los Rancheros de Texas, fue adquirido por Los Yankees, ganando la suma más alta en la historia pagada a pelotero alguno -25 millones, 705, 118 dólares al año – dijo que quizás, si hubiera podido hacer algo, el club estaría esta noche jugando frente a Chicago.

“Me sentía bien, veía bien la bola y lo quiero decir es que usted como equipo gana o pierde, pero yo, no me dejé ver”, recalcó el antesalista yankee.

Consideró que jugar de la manera en que lo hizo, es decepcionante, aunque recordó que los Yankees, lograron recomponerse en la ruta final, después de muchas tribulaciones y problemas durante la temporada.

Alex, acumuló 148 jonrones, con 130 carreras empujadas y promedio de .32, pero en los últimos cinco partidos de la serie contra California, se desplomó, causando asombro, decepción y hasta lágrimas.

Pese a todo, Alex cree que los Yankees son mucho mejores de cómo jugaron, teniendo un magnífico potencial y advirtió que el equipo regresará con el mismo éxito de siempre.

UNA CULPA DE MUCHOS

Sin embargo, echando un vistazo a los números del llamado “núcleo ganador” de los Yankees, que incluye a varios veteranos de series decisivas, el récord indica que la responsabilidad, no sólo fue de Rodríguez.

Gary Sheffield, quien junto a Alex, fue considerado uno de los “one-two” más espectaculares de la temporada del 2005, aunque despachó tres hits en el quinto juego, no pudo mantener su poderío y puntería con el madero.

Todos sus hits fueron sencillos y el jugador, que tenía a la fanaticada acostumbrada a ver salir de su bate un extra base en situaciones difíciles, no pudo descifrar los mejores lanzamientos rivales.

Sheffield remolcó sólo dos carreras.

Otro que constituía una gran esperanza es el japonés Hideki Matsui, quien en los cinco partidos actuó similar a los demás, cerró el juego con rolata con en base, para el último out.

De 11 corredores que Matsui encontró en base, dejó 8 en posiciones anotadoras, sin poder empujarlos. Los llamados “Mulos”, sólo conectaron 4 jonrones, todos solitarios. De esos batazos, Matsui conectó uno, pero su pero sólo conectó 4 hits en 20 turnos.

En la temporada regular Matsui tuvo promedio de 305 con 23 jonrones y 116 impulsadas. Sheffield llegó a promedio de .291, 34 jonrones y 123 empujadas al plato.