“Alianza Civilizaciones” afronta cita crucial para su futuro

Por sábado 26 de noviembre, 2005

Naciones Unidas, 26 nov (EFE).- La Alianza de Civilizaciones tiene mañana una cita crucial en Mallorca (España), donde personalidades de todo el mundo se reunirán para estudiar cómo tender puentes de entendimiento entre Oriente y Occidente. En esta reunión, que se desarrollará del 27 al 29 de noviembre, participarán el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en representación de los dos países que patrocinan la iniciativa.

En Mallorca, 18 expertos, académicos y políticos escogidos por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, se constituirán formalmente en el "grupo de trabajo" que se encargará de hacer avanzar el proyecto.

El grupo hará una primera aproximación a la tarea que se le ha encomendado y establecerá un calendario de trabajo que deberá concluir, en el plazo de un año, con sus propuestas.

La idea de crear una "Alianza de Civilizaciones" fue hecha por España en la Asamblea General de la ONU en el 2004, en la primera intervención como presidente de Rodríguez Zapatero, si bien pronto se sumó también como patrocinador Erdogan.

Hoy, son más de 30 países y organizaciones los que respaldan la idea de ayudar a reducir la brecha que separa Occidente de las sociedades islámicas, así como la necesidad de eliminar los prejuicios, las percepciones equivocadas y la polarización.

La propuesta de Zapatero tuvo una rápida acogida en la comunidad internacional y la ONU la hizo suya el pasado verano al escoger a un grupo de personalidades de distintos credos e ideologías para aportar ideas al proyecto.

Bajo la presidencia de un español, Federico Mayor Zaragoza, y de un turco, el ministro y profesor de teología Mehmet Aydin, forman parte de este selecto grupo el ex presidente de Irán Mohamed Jatami, el arzobispo sudafricano Desdmon Tutu, o el presidente de la Biblioteca de Alejandría, Ismail Serageldin.

Pese a que el gobierno de los Estados Unidos no recibió, inicialmente, con muchas simpatías el proyecto, el grupo de trabajo incluye a dos estadounidenses, el rabino Arthur Shneier y el profesor John Esposito.

Como una muestra del compromiso con el proyecto, Annan ha creado una oficina dentro del secretariado de la ONU para seguir esta iniciativa, al frente de la cual ha colocado al filósofo esloveno Tomas Mastnak, y como director adjunto al estadounidense Shamil Idriss, experto en religiones.

En una entrevista concedida a EFE, Idriss mostró su confianza en la cita de Mallorca, la primera en la que los expertos pondrán sobre la mesa sus ideas y proyectos para forjar la alianza entre Oriente y Occidente.

"Hay que ver cómo construimos puentes de entendimiento entre las culturas y las civilizaciones. Es muy importante que se movilicen todos los sectores de la sociedad" en pro de este objetivo, apuntó.

Idriss reconoce que detrás de esta iniciativa está el miedo a que la intolerancia entre civilizaciones derive en extremismo y violencia, si bien opina que no se debe buscar un "único" origen al terrorismo islámico.

En su opinión, en el surgimiento de este fenómeno inciden otros factores, como la frustración que ha generado la política internacional de los Estados Unidos, la guerra de Irak, el conflicto de Oriente Medio, o la propia inmigración y sus dificultades para integrarse en la sociedad.

El funcionamiento de este grupo de trabajo, que se reunirá cada dos o tres meses, generará unos gastos de unos cuatro millones de dólares, que se financiarán con aportaciones de los países.

España, como país impulsor y promotor del proyecto, aportó un millón de euros a este fondo.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, ha excusado su presencia a la reunión, en la que estará representado por su asesor especial y ex jefe de gabinete, Iqbal Riza.