Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba tocan tierra dominicana

Por jueves 14 de agosto, 2008

Santo Domingo.- La llegada a Santo Domingo de Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba puso fin a cinco años de ausencia de los escenarios dominicanos e inicia el conteo regresivo hacia la histórica puesta en escena de “A la caída de la tarde”, en vísperas del 145 Aniversario de la Gesta Restauradora.

Este viernes 15, cuando den las 8:30, la noche alumbrará el estreno mundial de la obra del maestro José Dolores Cerón, y Alicia y su séquito magistral darán, como siempre, lo mejor de su encanto cuando suba el telón en la sala principal del Teatro Nacional Eduardo Brito.

La primera presentación en cinco años del BNC localmente es fruto de una invitación de la Secretaria de Estado de Turismo (Sectur), y del interés marcado de su titular, Félix Jiménez, en promover la cultura dominicana y proyectar su impresionante diversidad a escala internacional.

La del viernes promete ser “una función extraordinaria, única, de un repertorio que también abarca los grandes ballet que ellos interpretan, como ‘En las sombras de un vals’, cuya escenografita es de Alicia y la música de Josef Strauss; ‘Alfonsina’, de la poetisa Alfonsina Storni; un concierto en blanco y negro de José Parés, y el famoso Don Quijote, que es un Pas de Deux (danza para dos), cuya coreografía es también de doña Alicia”, explica Tati Olmos, directora de Turismo Cultural de la Sectur.

Alonso adelantó a la agencia EFE que la obra, una producción ejecutiva suya y de Redento Morejón que plasmarán más de 30 artistas del ballet, despliega en el escenario efectos de luces concebidos “para crear la atmósfera peculiar del ocaso y la aparición de las primeras estrellas”.

60 años bajo esparciendo su arte por el mundo

El Ballet Nacional de Cuba se ha consagrado como más prestigiosas compañías de danza del mundo y ocupa un lugar prominente en la cultura hispanoamericana contemporánea. La compañía surge en 1948, con Alicia Alonso como principal fundadora y primerísima figura, y una línea artística de respeto a la tradición romántica y clásica, estimulando al mismo tiempo una creatividad que incorpora lo mejor de las tendencias contemporáneas.

Además de su intensa actividad en Cuba, donde ha logrado proyectar socialmente su arte a nivel popular, el BNC desarrolla anualmente un programa de giras internacionales, que lo lleva a escenarios de diversos países de Europa, Asia y América.

Alicia “se enamoró del tema”

Fue a raíz de una visita del ministro de Turismo, Félix Jiménez, a Cuba que “A la caída de la tarde” llegó a oídos de Alonso, musa indiscutible de la danza hispanoamericana.

“El Secretario le obsequió el tema en un viaje que hizo a La Habana y dona Alicia quedó maravillada cuando lo escuchó. De todos los temas que había en la producción, ése fue el que la inspiró”, recuerda Tati Olmos.

La Orquesta Sinfónica de Londres (London Symphony Orchestra) figura entre las que han grabado “A la caída de la tarde”, cuyo lanzamiento al mundo por el Ballet Nacional de Cuba colmará la Sala Principal del Teatro Nacional Eduardo Brito con la música indeleble de José Dolores Cerón.

Cerón (1897-1969) “no solo hizo aportes a la música culta, sino también a la popular, e incursionó profundamente en todo lo que era nuestro patrimonio musical”. Fue director artístico de la Voz Dominicana y de su Orquesta de Conciertos. Connotado músico popular y compositor de música de banda, compuso “Las Vírgenes Galindo“, “Sinfonía No 1, en E Menor “, “Sinfonía No 2, en G Mayor”, “Cuando me besabas tu”, “Himno del Ejercito Nacional” y “Ruego”, entre otras piezas.

La llegada a Santo Domingo

La primera dama del ballet clásico caribeño y de toda Hispanoamérica arribó al país por el Salón VIP de Embajadores del AILA acompañada de su esposo, Pedro Simón Martínez.

Allí fue recibida por una delegación de la Secretaría de Estado de Turismo, encabezada por (aquí los nombres y funciones de Giselle y Lissette). También dieron la bienvenida a Alonso la directora del Ballet Clásica Nacional, Mónica Despradel, y el embajador de Cuba, Juan Astiasarán.

Mónica Despradel ponderó las cualidades extraordinarias de Alicia Alonso y el sello de calidad que imprime el Ballet Nacional de Cuba en sus actuaciones a escala mundial.

“Pienso que tenerla aquí de nuevo y tener la oportunidad de ver nueva vez al Ballet Nacional de Cuba, pero con ella presente, es una oportunidad única que deberíamos aprovechar”, comentó la destacada artista del baile dominicana.

Destacó que el Ballet Nacional de Cuba ha podido desarrollarse y goza de gran popularidad no solo en Cuba, sino en todo el mundo, gracias en gran medida al significativo apoyo que recibe tanto del pueblo como del Estado cubanos.