Alonso estrena su corona en Suzuka y busca otro título

Por jueves 6 de octubre, 2005

Suzuka (Japón), (EFE).- El español Fernando Alonso (Renault) estrenará este fin de semana en el Gran Premio de Japón la corona de campeón del mundo de Fórmula Uno que consiguió hace once días en Brasil, y lo hará ahora con más tranquilidad para poder luchar por el otro título que aún sigue en juego, el de Constructores, por el que su equipo pelea con McLaren-Mercedes.

Alonso ya es inalcanzable para el finlandés Kimi Raikkonen (McLaren-Mercedes), ante el que en las últimas carreras, y dada la superioridad de su monoplaza, tuvo que adoptar una postura conservadora para no poner en riesgo la enorme renta que había atesorado en una combinación de dotes de pilotaje y perfecto comportamiento y fiabilidad de su automóvil.

Ahora, con el título de pilotos ya en el bolsillo, Fernando Alonso podrá volver a asumir algún riesgo más para tratar de que su escudería, Renault, redondee su excepcional temporada con el segundo de los galardones que reparte el Campeonato del Mundo de Fórmula Uno. Un premio añadido.

De momento el equipo que tiene ventaja es McLaren-Mercedes, que podría sentenciar el campeonato de marcas en Suzuka en el caso de que repita el doblete logrado en Interlagos y los dos hombres de Renault (Alonso y el italiano Giancarlo Fisichella) acaben con un solo punto. La escudería anglo-germana aventaja en dos unidades a la francesa (164 contra 162).

Por ello, Alonso, ya con las manos libres de toda ligadura, podrá abandonar el conservadurismo que tuvo que adoptar en las últimas carreras para atacar la hegemonía evidenciada por los coches que conducen Raikkonen y Juan Pablo Montoya, que han ganado las cinco últimas carreras: el finlandés en Hungría, Turquía y Bélgica, y el colombiano en Italia y Brasil.

El campeón del mundo más joven de la historia está convencido de que Renault, apoyado en la espectacular fiabilidad de sus bólidos y en colaboración con Fisichella, puede aún luchar por un objetivo que es muy importante estratégicamente para la marca francesa.

Renault busca su primer título de Constructores como escudería responsable tanto de chasis como de motor, ya que entre 1992 y 1997 lo hizo seis veces, pero como abastecedor de propulsores de Williams (1992, 1993, 1994, 1996 y 1997) y Benetton (1995).

Para McLaren este título es también muy importante, toda vez que se trata de un campeonato que no gana desde 1998, año tras el que comenzó la larga hegemonía, que está a punto de terminar, de Ferrari. En aquel año sus pilotos eran el finlandés Mika Hakkinen -al final campeón- y el británico David Coulthard.

Fernando Alonso ha dado sobradas muestras de su gran consistencia, otro de los factores que le han otorgado un más que merecido campeonato. El asturiano ha logrado este año seis victorias (las mismas que Raikkonen) y un total de trece podios, siete de ellos en las ocho últimas carreras.

El ovetense ha participado tres veces en este gran premio, con un saldo de un undécimo puesto en 2001, como piloto de Minardi; y un abandono por avería en 2003 y un quinto puesto en 2004, ya como piloto de Renault.

Ferrari ha sido el gran dominador del Gran Premio de Japón desde 2000, con cuatro triunfos del alemán Michael Schumacher, siete veces campeón mundial (2000, 2001, 2002 y 2004), y uno del brasileño Rubens Barrichello (2003). Los hombres de la 'Sucderia' están empeñados en acabar de la mejor manera posible una temporada para el olvido.

La carrera se disputará el domingo a las 14.00 horas locales (7.00 en España/5.00 GMT) sobre 53 vueltas (307,573 kilómetros) al circuito de Suzuka, cuyos 5.807 metros le hacen ser el segundo más largo del mundial (sólo superado por el de Spa-Francorchamps belga, de 6.976 m.).

Se trata de un circuito extremadamente rápido, cuyo punto más delicado son las famosas "eses", que hay que hay que sortear con precisión de cirujano. Los pronósticos meteorológicos vaticinan lluvia para el fin de semana, otro factor que puede ser determinante en el desenlace del penúltimo episodio del Mundial. EFE