Anuncian protestas por cierre de programa tv en provincia Montecristi

Por sábado 9 de agosto, 2008

Gobernador de Montecristi, Rafael Caba AbreuGrupos de comunicación de Montecristi, en el noroeste, anunciaron una protesta en caso de que el gobernador de esa provincia no reabra el programa televisivo “Hablando serio”, que produce el periodista Eduardo Castellanos.

El espacio fue cerrado por el gobernador Rafael Caba Abreu, actuando como presidente de la Comisión de Espectáculos Públicos en esa provincia porque alegadamente el comunicador hizo comentarios “ofensivos y afrentosos” el jueves en su programa “Hablando serio”.

Al comunicador le prohibió hablar en cualquier otro medio de comunicación audiovisual en la jurisdicción de Montecristi.

La disposición fue calificada como ilegal y violatoria de la Constitución por decenas de abogados y sectores ligados a la comunicación en esa provincia noroestana.

Dicen que el cierre del programa es contrario al artículo 8, inciso seis de la Constitución de la República, que establece que “toda persona podrá, sin sujeción a censura previa, emitir libremente su pensamiento mediante palabras escritas o por cualquier otro medio de expresión, gráfico u oral. Cuando lo expresado sea atentatorio a la dignidad y a la moral de las personas, al orden público o a las buenas costumbres de la sociedad, se impondrán las sanciones dictadas por las leyes”.

A finales de la campaña electoral del 2004, también en Montecristi, los locutores dominicanos Horacio Emilio Lemoine y Carlos Martínez que osaron hacer una encuesta radial en la que el presidente Hipólito Mejía, a luz de los resultados, salió siendo “más malo que El Diablo”, fueron apresados y duraron varios dias tras las rejas.

Los conductores del programa ”Súper Bonche de la Tarde” en su espacio “La Tarde Caliente” hicieron una encuesta pública en la que formularon la siguiente pregunta: ¿Si las elecciones fueran hoy, por quién votaría, por Hipólito o por el Diablo?. El Diablo le ganó al mandatario 14 votos a dos.

Lo que molestó aparentemente a las autoridades fue que el presidente Mejía perdiera la encuesta ante tan abominable personaje bíblico, por lo que dispusieron el cierre administrativamente del programa radial y el arresto desde el pasado viernes de sus dos productores Horacio Emilio Lemoine y Carlos Martínez.