Aplazado hasta el 21 de diciembre juicio a Sadam Husein

Por miércoles 7 de diciembre, 2005

Bagdad, 7 dic (EFE).- El Tribunal Especial iraquí que juzga al ex presidente Sadam Husein y a siete de sus colaboradores aplazó hoy, miércoles, el proceso hasta el próximo 21 de diciembre, reveló a EFE uno de los abogados del dictador.

La sesión de este miércoles, la quinta desde que el juicio arrancara el pasado 19 de octubre, quedó marcada por la ausencia de Sadam Husein, quien se negó a entrar en la sala en protesta por el maltrato recibido y la falta de legitimidad de un tribunal que no reconoce.

La silla vacía del tirano caído ensombreció el testimonio de un nuevo testigo, el octavo, quien también declaró protegido por una tupida cortina y relató torturas.

El miércoles, antes de abandonar la sala tras una tensa y de nuevo caótica sesión, Sadam Husein "mandó al infierno" al juez, el kurdo Rizgar Amin, y puso en solfa la salud mental de los testigos, para quienes pidió un reconocimiento médico independiente.

Esta mañana, el togado se reunió a puerta cerrada por un largo espacio de tiempo con los letrados del dictador para tratar de que se presentara en la sala, pero sin éxito.

Momentos después, el juez retomó su lugar y se aprestó a escuchar el relato del octavo testigo, identificado solo con la letra "F", quien relató como había visto a la Policía del régimen torturar en la pasada década de los ochenta en Bagdad a una persona hasta la muerte.

"Vi como alguien era asesinado, fue torturado hasta la muerte, Fue torturado por policías", afirmó.

El testigo "F" señaló que él mismo había sufrido un castigo similar cuando fue encarcelado tras el intento fallido de asesinato sufrido por Sadam Husein en 1982 en la aldea de Dujail, de mayoría chií.

Al dictador y a sus siete colaboradores se les juzga por la supuesta represión a los habitantes de esta localidad ubicada al norte de Bagdad.

Sin embargo, cuando el juez le preguntó si había visto morir a alguien en la propia Dujail, el testigo respondió "no".

El nuevo aplazamiento y la carencia de solidez de los testimonios escuchados han sumado más dudas a la legitimidad del proceso y dado nuevas razones a quienes lo critican.

Hasta el momento, el juicio ha sido aplazado en otras dos ocasiones, ambas para facilitar la labor del equipo de la defensa, tras el asesinato de dos de sus miembros.

La defensa -a la que se han sumado figuras de renombre mundial como ex el ministro estadounidense de Justicia Ramsey Clark- ha amenazado en varias ocasiones con boicotear el proceso ante la falta de medidas de seguridad.

Este miércoles, poco antes de comenzar la quinta sesión, el portavoz de los letrados del dictador, Jalil al Dulaimi, reveló que se reuniría al final del día con los responsables del Tribunal para buscar fórmulas que garanticen su protección.

Responsables en Irak de la oficina de Derechos Humanos de la ONU han dudado, por su parte, de que el proceso se ajuste a la normativa internacional.

Diversas organizaciones internacionales han expresado también su temor por la protección de los testigos, la seguridad y la posibilidad de que la pena capital no sea conmutada si el tribunal la falla.

Pese a todo, el juicio proseguirá dentro de dos semanas, aún sin la presencia del dictador.

Algunas fuentes han apuntado que el nuevo aplazamiento está relacionado con la seguridad de las elecciones parlamentarias del próximo día 15, que pondrán fin al proceso de transición política diseñado por Estados Unidos. EFE