Argentino recorre mundo en moto 125cc para felicitar hermano 2007

Por jueves 24 de noviembre, 2005

Valencia, 24 nov (EFE).- Gustavo Cieslar, un joven aventurero argentino, recorre el mundo en una motocicleta de 125 cc, 'La Garota' -que significa chica en brasileño-, para cumplir un sueño que empezó en Buenos Aires en diciembre de 2003 y culminará el 12 de noviembre de 2007 cuando llegue a Brisbane (Australia), donde reside su hermano, para felicitarle en el día de su cumpleaños.

El motorista, de 29 años y natural de Buenos Aires, se encuentra estos días en Valencia para continuar por un recorrido de dos meses por España, que ya le ha llevado a ciudades como Madrid, Zaragoza, Barcelona y Castellón, que seguirá por el Castilla-La Mancha, Andalucía, Galicia y País Vasco antes de pasar a Portugal y continuar su recorrido por Europa.

"El viaje empezó como un sueño pero ahora mi reto es llegar ese día a Australia para felicitar a mi hermano. Después de recorrer algunos países de Europa, me gustaría pasar por Pakistán, India, Laos, Tailandia y Malasia antes de llegar a Australia, que será el final de mi aventura", aseguró a Efe.

Desde que salió de Buenos Aires el 23 de diciembre de 2003 para "cumplir el sueño de recorrer el mundo en moto", Cieslar ha estado en trece países de América y ha recorrido casi 44.000 kilómetros en moto, además de 2.224 en barcos y 9.500 en aviones. Su objetivo, recorrer 47 países de cuatro continentes y 150.000 kilómetros.

"Siempre digo que salir fue lo peor pero que también lo será acabar porque no sé lo que haré cuando pase. Salí de Argentina a Brasil para un viaje de veinte días pero pensé que si no hacía en ese momento lo que era mi sueño ya no lo haría porque más adelante tendría familia y deudas que me lo harían más difícil", comentó.

Gran apasionado de las motos -ha tenido varias de grandes cilindradas a lo largo de su vida-, este técnico aeronáutico, el pequeño de tres hermanos -una chica y dos chicos- y con padres jubilados, dejó la carrera de veterinaria en cuarto curso para emprender su aventura sin apenas dinero y con la única compañía de su Yamaha YBR 125.

"No es normal que alguien emprenda una aventura así en una moto pequeña. Al principio llevaba alforjas de cuero pero luego he puesto maletines de metal y se ha ido transformando por el camino", señaló.

"Yo me financio mi viaje con la venta de postales de las fotos que hago y con las promociones de mi aventura. Las empresas no me dan dinero pero me patrocinan con sus productos y servicios, me dan material y equipamiento y costean los pasajes en barco o avión o las reparaciones de la moto", añadió.

Gustavo Cieslar asegura que su viaje "es duro" pero que a la vez le ha enseñado a "sobrevivir" y a "defenderse" y recuerda que el peor momento fue cuando unos borrachos le intentaron robar la moto en Panamá y le rajaron la cara con una botella rota. "Fue mala suerte pero me quedó una cicatriz, que me marcará para siempre", señaló. EFE