Ataque racial de negros contra hispanos en NJ desata odio étnico

Por miércoles 5 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ Otro ataque racial por parte de jóvenes negros contra un inmigrante guatemalteco en la ciudad de Planfield, New Jersey, ha vuelto a desatar el odio étnico en tranquilas comunidades como ésta, donde cientos de jornaleros centro y sudamericanos, se refugian en busca de trabajo honesto para ganarse la vida.

El nuevo ataque contra José Santiago de 17 años de edad, ha generado una serie de denuncias por parte de organizaciones, activistas e iglesias que bregan con los derechos de los inmigrantes en los Estados Unidos.

Santiago, se convirtió el pasado fin de semana en la nueva víctima de una ola de ataques de ese tipo, la que algunos fiscales, habían querido desvirtuar, aduciendo que se trataba de asaltos comunes con el objetivo de robar y no de crímenes de odios.

Los ataques, acorde con las denuncias de las organizaciones, se vienen produciendo desde hace dos años y probablemente tengan el propósito de atemorizar a los latinoamericanos para que abandonen la zona.

Varias localidades de New Jersey, han sido el centro de polémicas jurídicas y civiles en los últimos meses, por la visible presencia de mexicanos y otros hispanos, que se han establecido en el estado jardín, para trabajar como jornaleros.

La presencia de ellos ha sido rechazada por sectores xenofóbicos e incluso, muchos han sido multados por policías locales, con el argumento de que no pueden pararse en determinadas zonas para esperar que alguien, con necesidad de mano de obra barata, los recoja.

El joven guatemalteco, le relató a un diario en español de Nueva York que cuando caminaba por la calle Séptima de Planfield a las 7 de la noche del pasado sábado junto a un amigo, se encontraron con tres muchachos que les dijeron que habían sido golpeados por un grupo de pandilleros.

“Decidimos entonces cambiar la ruta para evitar problemas y tomamos la avenida Planfield y divisamos a unos 20 afro americanos que jugaban baloncesto, pero como no pensamos que nos confrontarían, seguimos caminando”, narró Santiago mostrando los moratones, hematomas y heridas en su rostro, marcas de la agresión.

Con los ojos completamente cerrados a consecuencia de la paliza que recibió, el muchacho agregó que en el momento en que pasaban cerca de los negros, “todo el grupo se nos vino encima y nos rodearon”.

Continuó diciendo que uno de ellos le golpeó fuertemente en la cara, pero no supo con qué lo agredió. “Sólo recuerdo que caí al suelo medio inconsciente, cuando mi compañero trató de reaccionar, los negros huyeron”.

Dijo que el ataque debe ser calificado como racial, porque el móvil del mismo no fue el robo. “No nos quitaron las billeteras, en la mía llevaba 50 dólares, pero no era el dinero lo que les interesaba”.

Luego del ataque, Santiago fue recogido en un vehículo por otro amigo quien lo llevó a un cuarte de policía, donde hicieron la denuncia. El guatemalteco explicó que el oficial de policía que recibió la querella, le dijo que recientemente la policía de Planfield, había recibido una denuncia similar de varios hispanos atacados por afro americanos.

Los oficiales tuvieron que llamar una ambulancia ante la profusa sangre que brotaba de la nariz de Santiago. El inmigrante trabaja en una compañía de jardinería y es el sustento de su familia en Guatemala, de donde emigró hace año y medio, agregó que ahora tiene miedo de salir a las calles después de las seis de la tarde.

“Sólo espero recuperarme de esto para poder seguir trabajando”, dijo melancólico. La activista Carmen Salvatierra, dijo que la situación se repite a diario en la zona y que son muchos los casos de trabajadores agredidos que se producen en el área.

Entre abril y mayo de este año, se registraron más de una docena de agresiones similares, pero las autoridades insisten en que no se trata de ataques racistas.

Máximo Castro, fue asesinado, después que recibiera una fuerte paliza por parte de un grupo de morenos. En el 2004, los casos denunciados fueron más de 30 en las ciudades de Planfield y North Planfield.