Aumenta drama en Guatemala y persisten lluvias en la región

Por sábado 8 de octubre, 2005

Guatemala, 8 oct (EFE).- Un total de 611 muertos, cientos de desaparecidos y miles de damnificados ha dejado el temporal en Centroamérica y México, mientras en Guatemala, el país más afectado, persistían las lluvias lo que imposibilitaba las labores de rescate.

La situación más dramática se vive en el sur de Guatemala, donde los efectos de la tormenta tropical "Stan" han causado la muerte de 508 personas, en su mayoría campesinos.

Fuentes de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) explicaron que la peor tragedia ocurrió en las comunidades indígenas de Sololá y San Marcos, en donde las riadas han sepultados comunidades completas.

Según el último informe de la Conred, el temporal ha dejado hasta ahora, además de los 508 muertos, al menos 337 desaparecidos, 94 heridos, 97.872 personas afectadas y 84.949 evacuadas en albergues.

El sistema tropical también ha destruido 630 viviendas y afectado a otras 5.118, mientras que las comunidades inundadas y con daños ascienden a 421.

Las lluvias han imposibilitado que las brigadas de rescate puedan llegar hasta las comunidades inundadas debido a los derrumbes que existen en varias carreteras, por lo que la cifra de víctimas y desaparecidos podría elevarse.

Una brigada española de bomberos y médicos con perros entrenados para la búsqueda y rescate de víctimas trataba hoy de llegar a Sololá, en el sur, donde los estragos son mayúsculos.

Tanto el presidente guatemalteco, Oscar Berger, como el vicepresidente, Eduardo Stein, han calificado la situación como de "desastre" y "dramática", ya que las víctimas superan a las 268 que dejó el mortífero huracán "Mitch" en 1998.

El Gobierno ha reconocido que no hay capacidad para responder a la magnitud de la tragedia y las autoridades temen que se eleve el número de víctimas debido a que las brigadas no han podido llegar a varias comunidades que aún están aisladas y claman por ayuda.

El embajador de España en Guatemala, Juan López-Dóriga, dijo a EFE que se ve con "preocupación" la situación y que la comunidad internacional está a la espera de que el Gobierno de Berger les formalice la petición de ayuda.

En una reunión que mantuvo Berger con el cuerpo diplomático, el gobernante sólo hizo una descripción de los sucesos, pero no hubo una petición formal de asistencia, comentó el diplomático.

Según Stein, el próximo martes está previsto que se le presente a la comunidad internacional un informe sobre las necesidades que tiene el país para la reconstrucción de las poblaciones y la infraestructura afectada por la tormenta.

Mientras tanto las lluvias persisten en Centroamérica y el sur de México, país que está ayudando con aeronaves al rescate de víctimas en Guatemala y con combustible ante la inminente escasez de hidrocarburos por la imposibilidad de llegar por tierra a la capital.

En Honduras, donde las lluvias han dejado cuatro muertos y un desaparecido, la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) declaró hoy alerta roja en el sur del país porque los dos ríos más caudalosos amenazan con desbordarse por un nuevo temporal lluvioso.

La COPECO también declaró alerta amarilla en el Valle de Sula (norte) por el peligro de que se desborde el río Ulúa, el más caudaloso del país.

Ante el nuevo temporal que está azotando varias zonas de Honduras desde anoche, el Cuerpo de Bomberos evacuó hoy a una veintena de familias en Sabanagrande, según un portavoz de esa institución.

La COPECO y miembros de una unidad militar también han comenzado a evacuar a los habitantes de las riberas del río Nacaome.

También en El Salvador el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET) pronosticó para este fin de semana más lluvias y tormentas eléctricas.

El Salvador ha sufrido en la última semana lluvias intensas a causa de la tormenta tropical "Stan", cuyos efectos dejaron al menos 67 fallecidos.

Por otra parte, la erupción de piedras y cenizas del volcán de Santa Ana, situado a 50 kilómetros al oeste de la capital, dejó como saldo dos muertos el pasado sábado.

Ambas tragedias naturales mantienen el país en estado de emergencia nacional y "calamidad pública" ya que han dejado un total de 65.176 personas evacuadas, la mayoría en 491 albergues habilitados en todo el país.

En Nicaragua, el temporal dejó nueve muertos y en Costa Rica otros dos, mientras que en México las víctimas mortales sumaban una veintena