Autoridades municipales y ecologistas sacarán a vendedores y ocupantes ribera río Yaque Norte

Por martes 19 de agosto, 2008

SANTIAGO, .- Cumpliendo con un decreto presidencial del 13 de diciembre del año pasado, autoridades municipales, policiales, judiciales y entidades ambientalistas echarán a productores agropecuarios y ocupantes de terrenos de las riberas del río Yaque del Norte. Víctor García Sued, secretario Administrativo; Fausto Ruiz, Consultor Jurídico y Oscar Nazer, director de Planeamiento Urbano del Ayuntamiento Municipal; Jacinto Mejía, Procurador de Medio Ambiente y Eduardo Rodríguez, Presidente de la Sociedad Ecológica del Cibao, afirman que todo el que construyó casas y negocios en los márgenes del río Yaque del Norte, puede ir preparando sus "motetes" porque se van de la zona.

A este reclamo, se suman la Defensa Civil, La Fiscalía, Recursos Naturales y el Comité Santiago Solidario que preside el Arzobispo de la Arquidiósesis de Santiago, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, porque consideran que no quieren otra tragedia humana como la del 12 de diciembre pasado a causa de la tormenta Olga.

Los desalojos iniciarán con las 47 familias asentadas en el mercado de Productores del Instituto Nacional de Estabilización de Precios –INESPRE- en las inmediaciones de la avenida Circunsvalación, en el sector Nibaje.

Creen que la permanencia en esos lugares de los productores agrícolas y las decenas de familias que ocupan las cercanías del río Yaque del Norte, a demás del peligro, afean el ambiente y violan a su vez, la Ley 64-00 sobre Medio Ambiente.

Con el desalojo dicen que dan fiel cumplimiento a un decreto del Presidente de la República, doctor Leonel Fernández, aunque no dan a conocer el número, que emitió luego de la tragedia del pasado 12 de diciembre del año 2007, que produjo el desfogue de siete mil metros cúbicos por segundos de la presa Tavera-Bao, dejando muchos muertos, desaparecidos y pérdidas materiales valoradas en millones de pesos.

Durante una rueda de prensa en el salón de actos Juan Pablo Duarte del Ayuntamiento Municipal, las autoridades municipales y entidades sin fines de lucro, consideran que, además del riesgo que representa la permanencia de esas familias, esas áreas están arrabalizadas y la basura que lanzan desde los negocios y las viviendas, contaminan las aguas del río Yaque del Norte.

Las autoridades municipales, judiciales, de la Defensa Civil, Fiscalía, Medio Ambiente, Recursos Naturales y las ambientalistas, opinan que es una medida que no tiene marcha atrás, ya que lo único es aplicar el decreto presidencial y la Ley 64-00.

Antes de las riadas del Yaque del Norte, en la avenida Circunsvalación, además de los negocios de venta de víveres, viviendas familias, habían agencias de vehículos y Rent-Car, las cuales fueron arrastradas por las aguas del río Yaque del Norte.

Durante la conferencia de prensa, las autoridades ratificaron que no sólo son los vendedores agrícolas que se van, sino todo el que halla construido en esos alrededores, porque será levantado un corredor ecológico como lo estipula el decreto presidencial.

REUBICARAN A LOS VENDEDORES.

Existe la posibilidad de que los productores agropecuarios sean reubicados en las instalaciones del Instituto Nacional de Estabilización de Precios –INESPRE- en el barrio Cuesta Colorada.

El secretario Administrativo del Ayuntamiento, Víctor García Sued, dijo que personalmente habló con el director del INESPRE, José Francisco Peña Guaba sobre la reubicación de los productores, pero no ha recibido respuesta.

Esos productores, fueron asentados en el mercado del sector de Nibaje en el año 1983 en la gestión del Presidente Salvador Jorge Blanco, del Partido Revolucionario Dominicano y han permanecido durante todo ese tiempo.

Los afectados consideran que sacarlos de esa zona es cortarlas los brazos ya que no tienen otros medios para sobrevivir a la crisis económica que agobia a los dominicanos.

SOECI,

El presidente de la Sociedad Ecológica del Cibao, Soeci, agrónomo Eduardo Rodríguez, afirmó que es tiempo ya de rescatar toda la franja del río Yaque del Norte, porque son ocupadas de manera ilegal e iregular.

Sin embargo, admite que han estado ahí por casi treinta años operando con sus negocios, pero que la zona no soporta más riesgos y contaminación de las aguas del río Yaque del Norte.