Autorizado gasoducto de 516 kilómetros a través de la Amazonía

Por viernes 9 de septiembre, 2005

Río de Janeiro, 9 sep (EFE).- Las autoridades ambientales brasileñas otorgaron a la petrolera estatal Petrobras la licencia para tender un gasoducto de 516 kilómetros en medio de la selva en la Amazonía, informaron hoy fuentes oficiales.

La tubería conectará los pozos de extracción de gas natural que Petrobras tiene en Urucú, en pleno corazón de la selva y apenas accesible por avión y barco, con la ciudad de Porto Velho, la capital del estado de Rondonia (en la frontera con Bolivia).

El costo del gasoducto fue calculado inicialmente en 298 millones de dólares y transportará 2,2 millones de metros cúbicos diarios de gas entre Urucú y Porto Velho. Se calcula que las obras concluirán en 2007.

Atravesará los municipios de Caorí, Tapauá y Canutama, en el estado de Amazonas, y el gas natural que transportará alimentará las termoeléctricas de Porto Velho, ciudad actualmente abastecida de electricidad por térmicas que utilizan diesel, un combustible más contaminante y costoso.

La licencia de instalación, esperada desde hace dos años por Petrobras, fue concedida la semana pasada por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA), según fuentes del organismo citadas hoy por la estatal Agencia Brasil.

El permiso indica que el consorcio TNG Participaciones, del que Petrobras es operador y socio mayoritario, cumplió todas las exigencias impuestas por las autoridades ambientales para intentar reducir el impacto ambiental del proyecto.

La empresa alega que apenas derribará una franja de 20 metros de ancho a lo largo del gasoducto y que las tuberías serán enterradas para permitir que la propia selva se recupere encima de ellas.

La petrolera, que es controlada por el Estado brasileño pero tiene acciones negociadas en las bolsas de Sao Paulo, Nueva York y Madrid, ya había recibido una licencia previa, que atestaba que el gasoducto era ambiental y geográficamente viable.

Petrobras, la mayor empresa brasileña y una de las petroleras que más ha crecido en los últimos años, controla con el 50 por ciento de participación el consorcio responsable por el gasoducto, y tiene como socios a la petrolera El Paso (25 por ciento) y CS Participaciones (25 por ciento).

Petrobras también construye un gasoducto de 397 kilómetros entre Caorí y Manaos, la capital del estado de Amazonas y la mayor ciudad de la Amazonía, y desde 1998 opera un gasoducto y un oleoducto de 285 kilómetros entre Urucú y Caori.

En Urucú, en donde tiene reservas calculadas en 110.800 millones de metros cúbicos de gas natural, Petrobras produce actualmente 10 millones de metros cúbicos diarios del combustible en 60 pozos.

Todos esos proyectos son criticados por ecologistas brasileños y extranjeros, que los consideran una amenaza a la preservación de la Amazonía. EFE