Ayuda tras “Wilma”, nuevo motivo de conflicto entre Cuba y EEUU

Por jueves 3 de noviembre, 2005

La Habana,(EFE).- La ayuda ofrecida por EEUU a Cuba tras el huracán "Wilma" se ha convertido en un nuevo motivo de conflicto con La Habana, que acusó hoy también a Washington de "obstruir" la acción de la justicia para complacer a los anticastristas de Miami.

El nuevo conflicto entre La Habana y Washington comenzó el día 27, cuando el Departamento de Estado de EEUU anunció que Cuba había aceptado ayuda estadounidense para atender los daños provocados por el huracán "Wilma", que dejó al menos 100.000 damnificados y graves daños en la capital cubana.

Horas después, el líder cubano, Fidel Castro, aclaró que no aceptó ayuda económica de EEUU, sino que accedió a la visita de tres funcionarios de la Oficina de Asistencia para Desastres en el Exterior de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

El Departamento de Estado suspendió ayer miércoles el envío de los expertos argumentando que La Habana quería convertir ese viaje en un asunto político.

Cuba negó hoy que pretendiera utilizar políticamente la visita de funcionarios de EEUU y abogó por la cooperación regional ante los desastres naturales.

"Cuba rechaza la imputación que se le hace de haber modificado el propósito de la visita de los funcionarios de la USAID, así como la insinuación de que con su aceptación pretendemos lograr ventajas políticas y abrir un canal para la discusión de problemas bilaterales entre los dos países", afirmó una nota oficial de la Cancillería.

Cuba, agregó, "no ha solicitado ayuda al gobierno de Estados Unidos para enfrentar los daños causados por el huracán 'Wilma'".

"La posición de Cuba ha sido transparente desde el primer momento, al dejar clara nuestra disposición a recibirlos para debatir e intercambiar sobre la necesaria cooperación regional en esta esfera", insistió la nota.

La propuesta de Cuba de conversar sobre la cooperación para hacer frente a desastres naturales entre los países del área, incluido EEUU, "sigue en pie", afirmó.

La Habana denunció además que la intención de Washington de distribuir 100.000 dólares entre "organizaciones independientes y ONG" como ayuda al pueblo cubano tras el huracán, "parecería un intento encubierto de otorgar aún más financiamiento con el pretexto del huracán a los grupos mercenarios que el gobierno de EEUU organiza y dirige en Cuba".

El nuevo conflicto se produce en vísperas de que Cuba presente en las Naciones Unidas una resolución contra el embargo económico y comercial impuesto por EEUU contra la isla hace más de cuatro décadas, en una sesión prevista para el próximo día 8.

El diario oficial "Granma" se despachó hoy también contra el gobierno del presidente George W. Bush por dos viejos temas: la situación de los cinco agentes cubanos condenados por espionaje en EEUU y el caso del anticastrista y ex agente de la CIA Luis Posada Carriles, acusado por La Habana de múltiples actos terroristas.

Cuba acusó a EEUU de "silenciar la verdad" y obstruir la justicia para complacer a la "mafia cubanoamericana" de Miami (Florida).

"Nunca antes se había revelado con tanta desfachatez la doble moral de las autoridades norteamericanas en el enfrentamiento al terrorismo", señaló "Gramma" refiriéndose a la decisión del Departamento de Seguridad Territorial (DST) norteamericano de no apelar un dictamen judicial que impide la extradición de Posada a Cuba y Venezuela, donde está acusado de terrorismo.

Posada Carriles, detenido en mayo en EEUU por entrada ilegal en el país, está acusado por Cuba y reclamado en extradición por Venezuela por el atentado contra un avión de Cubana de Aviación en 1976 que causó 73 muertos.

El órgano oficial del Partido Comunista de Cuba denunció también la decisión de la Corte de Apelaciones de Atlanta (Georgia) de tomar en consideración la apelación de la Fiscalía contra el fallo judicial que en agosto revocó las condenas a cinco cubanos acusados de espionaje por una corte de Miami. EFE