¿Balaguer fue un simple soplón?

Por Carlos Luis Baron jueves 2 de febrero, 2012

La revolución del 24 de Abril del 1965 no fue planificada como una explosión de masas, terminando en una guerra civil, por los sectores que buscaban la vuelta a la Constitucionalidad sin elecciones. Los contactos eran para dar un golpe de Estado para reponer a Juan Bosch.

Es la decisión del Triunvirato de apresar a los militares conspiradores, que provoca que éstos busquen apoyo popular. Los militares y el pueblo en la calle se oponen al gobierno de facto, y a los guardias de San isidro.

El fraccionamiento del ejército, y el respaldo de la población civil a los Constitucionalistas, es lo que lleva a la revuelta popular, y a la torpeza de la política exterior norteamericana de realizar la intervención militar.

Fueron esos mismos norteamericanos los que propiciaron el golpe de Estado a Juan Bosch, y por consiguiente utilizaron a sus personajes locales para violar la Constitución y la voluntad popular.

La intervención militar de los Estados Unidos, ante la derrota militar de las tropas de San Isidro, no se debió al capricho de los dominicanos, ni siquiera de un alto militar al cual se le sindicó como enviando una carta donde decía que las tropas norteamericanas eran necesarias.

Joaquín Balaguer, exiliado en los Estados Unidos, y a la espera de una oportunidad para retornar al país, es un daño colateral de la revolución.

Ante el vacío de liderazgo dentro de las derechas, surge Balaguer como una última esperanza norteamericana. Ya había fracasado el Gobierno de Reconstrucción Nacional, y el gobierno provisional de Hector García Godoy demostró que no tenía ninguna autoridad.

Balaguer es un producto de los acontecimientos, es un hombre colocado en el medio de la guerra, que se acerca a donde pueda prestar sus servicios. Sin ser la primera opción norteamericana, se convierte en su principal punta de lanza.

La revolución no fue coreografiada por los norteamericanos, porque la resistencia de los dominicanos fue feroz, aunque por razones de logistica, de geo-política y de guerra fría, estaba condenada al fracaso.

Balaguer es el gran triunfador de los colaterales de la revolución, encabezando el gobierno de los doce años, donde se impuso una camisa de fuerza a todos los dominicanos, y una guillotina en el pescuezo de los izquierdistas.

Siempre fui opositor al doctor Balaguer, por su forma de gobernar, por permitir el cercenamiento de las libertades públicas y por no aplicar justicia ante los crimenes de los alegados incontrolables.

Pero creo que los norteamericanos actúan con irresponsabilidad cuando a su punta de lanza que surge de la guerra civil, le dan el calificativo infamante de un simple informante, un soplón de callejón.

El FBI cometió un error de apreciación, o se quiso limpiar algunos pecados. No puede ser un simple informante un hombre que gobernó a su antojo un país durante doce años, echando la constitución y las instituciones al zafacón.Un hombre derrotado por su edad, y ante el cual se postraron de hinojos todos los lideres políticos que alguna vez se le opusieron.

Fui y seguiré siendo contradictor de doctor Balaguer (las obras de los hombres nunca mueren y quedan para el juicio histórico), pero no creo que su principal colaboración con los Estados Unidos, fuera de un simple soplón de media noche.

Balaguer fue sobreviviente del borrón y cuenta nueva, aplicó la política de exterminio de los norteamericanos en plena guerra fría, abrió puertas al bloqueo económico y cultura a Cuba, mientras ejecutaba la línea de contra-insurgencia del Pentagono y la CIA. ¿y ahora resulta que fue solo un soplón de quinta categoría?.

Cuando los norteamericanos manipulan la historia, se busca echar sobre otros la culpa propia.