Bolivia vuelve a centrarse en las urnas tras decreto presidencial

Por miércoles 2 de noviembre, 2005

La Paz, (EFE).- El decreto emitido el martes por el presidente de Bolivia, Eduardo Rodríguez, para salvar un obstáculo legal que ponía en duda la celebración de elecciones generales, ha sido bien recibido en el país, que deberá acudir a las urnas el 18 de diciembre.

La decisión del gobernante tuvo hoy una respuesta positiva de los actores implicados, los grupos parlamentarios y los comités cívicos regionales, que fueron incapaces de resolver el conflicto político y constitucional que trababa la elección.

Después de más de un mes de infructuosas negociaciones en el Congreso y en reuniones extraoficiales para aprobar la modificación del mapa de diputaciones, en cumplimiento de un reciente fallo del Tribunal Constitucional, Rodríguez apostó finalmente por un decreto que deja expedita la vía a los comicios.

El sufragio estaba en peligro por la decisión de la Corte Nacional Electoral de suspender la fecha inicial de la votación, el 4 de diciembre, ante la imposibilidad de llevar adelante las actividades electorales en el plazo previsto.

El presidente del grupo parlamentario de La Paz, Gonzalo Avendaño, se mostró hoy conforme con la decisión del mandatarios para que "no haya más incertidumbre" en la convulsa nación andina.

Lamentó la pérdida de dos representantes paceños en la Cámara de Diputados, cuando el grupo que dirige reclamaba que se le restara solamente uno, pero indicó que lo más importante es la unidad de los bolivianos".

El decreto dispuso el incremento del número de representantes de Santa Cruz (de 22 a 25) y de Cochabamba (de 18 a 19) y disminuyó, por contra, los de La Paz (de 31 a 29), Potosí (15 a 14) y Oruro (10 a 9).

Los otros cuatro departamentos nacionales mantienen sin variación su presencia en el Legislativo hasta completar los 130 asientos de la Cámara Baja.

El presidente del Comité Cívico de Cochabamba, Humberto Vargas, también se congratuló por la solución alcanzada "en aras de la defensa de la democracia y la continuidad del proceso electoral".

"Tenemos que aceptar que el presidente se haya animado de una vez a presentar un decreto en la medida en que no se ha podido llegar a un consenso con las otras regiones del país", admitió, pese a que su región exigía dos diputados más y solamente recibió uno.

Daniel Castro, portavoz de la organización cívica de Santa Cruz, región que reclamaba cuatro nuevas representaciones en la Cámara Baja y a la que Rodríguez otorgó tres, mostró mayor cautela al anunciar que la entidad cruceña evaluará la medida el jueves.

"Mañana va a haber a una reunión de directorio, hemos convocado también a tres constitucionalistas para hacer un análisis tranquilo, sereno, y en base a ello fijar una posición", explicó.

La asociación de Santa Cruz, liderada por empresarios, había insinuado que tomaría medidas de fuerza si no era atendida su petición, sazonada con proclamas autonomistas en contra del centralismo de La Paz, sede del Gobierno.

En enero pasado, este grupo logró con sus protestas sociales que el entonces presidente del país, Carlos Mesa, convocara a la primera elección de prefectos (gobernadores) departamentales de la historia de Bolivia, que se celebrará conjuntamente con las generales del 18 de diciembre.

El más serio candidato a ganar las elecciones presidenciales, el líder indio Evo Morales, y su principal rival Jorge Quiroga, coincidieron en señalar su conformidad con el paso dado por Rodríguez.

En el Ejecutivo, la positiva reacción inicial de los afectados por el decreto fue vista "con gran optimismo", según el portavoz del Palacio de Gobierno, Julio Pemintel, quien consideró que la acción gubernamental "es una salida que tiene una reserva legal y constitucional para que pueda tener amplia vigencia".

El delegado presidencial para Asuntos Políticos, Jorge Lazarte, dijo que "habrá que ver que es lo que pasa hacia adelante", aunque aseguró que "la ruta está abierta hacia el proceso electoral" y se congratuló porque ahora "hay una sensación de alivio en toda la población". EFE