Boston no pudo tomar ni un respiro; quedó eliminado

Por viernes 7 de octubre, 2005

Boston (EEUU), (EFE).- La leyenda de remontadas milagrosas

que comenzaron a construirse los nuevos Medias Rojas de Boston con su titulo de Serie Mundial llegó a su final ante los Medias Blancas de Chicago que los volvieron a dejar con el recuerdo de la "maldición del bambino".

Los actuales campeones del mundo esta vez no pudieron superar la presión de estar al borde de la eliminación porque surgió la figura del abridor cubano Orlando "El Duque" Hernández y el bateo oportuno de Paul Konerko que guiaron a los Medias Blancas de Chicago al triunfo de 5-3 en el tercer partido de la serie de división de la Liga Americana.

El triunfo permitió a los Medias Blancas barrer por 3-0 la serie al mejor de cinco y pasar a disputar el banderín de la Serie de Campeonato con el ganador de la serie de división que disputan los Yanquis de Nueva York y los Angelinos de Los Angeles (1-1).

Los Medias Blancas son el sexto equipo desde la temporada de 1995 que se establecieron la serie de división que barrió la serie, el último habían sido precisamente los Medias Rojas el año pasado ante los Angelinos de Anaheim.

El gran artífice del triunfo de los Medias Blancas fue el "Duque", que brilló como en sus mejores momentos de la postemporada con los Yanquis de Nueva York al retirar a nueve bateadores consecutivos después de completar 54 lanzamientos y tener 34 buenos.

Hernández comenzó su exhibición en la sexta entrada cuando el manejador venezolano de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, lo vio como la única solución posible para no sólo salvar el partido sino conseguir la victoria.