Bush acusa demócratas de enviar signos contradictorios sobre Irak

Por lunes 14 de noviembre, 2005

Anchorage (EEUU), 14 nov (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, acusó hoy a la oposición demócrata de enviar "señales contradictorias" a los soldados estadounidenses y a los insurgentes cuando critican la guerra en Irak. En un discurso en la base aérea de Elmendorf, en Anchorage (Alaska), durante una escala para repostar de camino a una gira por Asia, Bush retomó hoy su campaña para contrarrestar los ataques de los demócratas por la invasión de Irak.

La oposición le acusa de haber manipulado las pruebas sobre la existencia de armas prohibidas en Irak con el fin de ir a la guerra.

Según el presidente, es "irresponsable" alegar que confundió a los ciudadanos y al Congreso sobre la necesidad de atacar Irak.

"Sólo una persona manipuló las pruebas y engañó al mundo, y esa persona fue Sadam Husein", el presidente iraquí derrocado con la guerra, sostuvo Bush ante una audiencia compuesta mayoritariamente de soldados.

"La gente razonable puede estar en desacuerdo sobre cómo se ha conducido la guerra, pero es irresponsable por parte de los demócratas decir ahora que les confundimos a ellos y al pueblo estadounidense", agregó.

Los demócratas "están jugando a la política con este asunto y enviando señales contradictorias a nuestras tropas y al enemigo. Eso es una irresponsabilidad", subrayó.

La oposición demócrata ha arreciado en los últimos días sus críticas al Gobierno sobre su gestión de la guerra en Irak, lo que ha coincidido con una caída de la popularidad presidencial, que se encuentra en torno al 37 por ciento, el nivel más bajo de su mandato.

Bush recordó que la mayoría de los demócratas votó a favor de ir a la guerra en octubre de 2002 y aseguró que los altos funcionarios de su Gobierno y representantes de ambos partidos del Congreso "vieron los mismos datos de inteligencia y llegaron a la conclusión de que Sadam Husein representaba una amenaza".

Cuando votaron a favor de la guerra, afirmó, "dijeron la verdad. Ahora están jugando a la política".

Los demócratas habían alegado que votaron a favor de la guerra basándose en documentación que el Gobierno había preseleccionado.

El presidente hizo en su discurso una encendida defensa de la guerra en Irak.

"Porque actuamos, el pueblo iraquí vive ahora en libertad y el pueblo estadounidense está más seguro", subrayó.

Bajo la dictadura de Sadam Husein, recordó, "Irak era el único país del mundo en el que los pilotos militares estadounidenses eran atacados con regularidad".

Irak, además, era "uno de sólo siete países en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo y los servicios secretos de todo el mundo pensaban que tenía armas de destrucción masiva", continuó.

"¿Aceptamos la palabra de un loco y olvidamos las lecciones de los atentados del 11 de septiembre de 2001, o tomamos medidas para defender nuestro país?", se preguntó.

"Si tengo que elegir", sostuvo, "siempre elegiré defender a Estados Unidos".