Bush advierte a Siria tras suicidio ministro

Por miércoles 12 de octubre, 2005

Washington, (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, lanzó ayer, miércoles, una nueva advertencia a Siria sobre sus supuestas injerencias en Líbano y en Irak después de que Damasco anunciara ayer el suicidio de su ministro de Interior, Gazi Kanaan. En una rueda de prensa junto al presidente polaco, Aleksandr Kwasniewski, Bush no quiso pronunciarse acerca del suicidio de Kanaan o su posible relación con la inminente publicación de un informe de la ONU sobre las responsabilidades en el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, muerto en Beirut en febrero.

"No quiero emitir juicios anticipados sobre el informe que está a punto de salir, el informe Mehlis", indicó el presidente.

Detlev Mehlis, el fiscal alemán encargado por la ONU de investigar el asesinato de Hariri, tiene previsto entregar su informe el próximo día 21.

El equipo encabezado por el fiscal interrogó hace tres semanas a Kanaan, durante mucho tiempo el "hombre fuerte" de Siria en Líbano.

El gobierno estadounidense considera que Siria pudo haber jugado un papel en el asesinato de Hariri, quien en los meses antes de su muerte había adoptado una posición cada vez más dura contra la presencia de Damasco en su país.

La muerte del primer ministro creó una corriente de presión internacional que forzó la salida de las tropas sirias de Líbano.