Bush asume responsabilidad guerra y pide paciencia tras comicios

Por miércoles 14 de diciembre, 2005

Washington, 14 dic (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, asumió la responsabilidad de ir a la guerra en Irak con datos base en datos erróneos y pidió paciencia para la ofensiva estadounidense en el país árabe, donde mañana se celebran comicios. El mandatario pronunció un discurso ante el "Woodrow Wilson Centre for International Scholars", un centro de estudios, en Washington, en la última alocución de una serie de cuatro en las que ha defendido su estrategia en Irak frente al desencanto de los estadounidense por la marcha de la guerra.

En su discurso, reconoció que fueron "erróneos" los datos de los servicios de inteligencia que se manejaron para declarar la guerra porque Irak contaba con armas de destrucción masiva, lo que ha resultado ser falso.

"Como presidente, soy responsable de la decisión de ir a Irak y también tengo la responsabilidad de solucionar lo que fue erróneo mejorando nuestros servicios de inteligencia, que es exactamente lo que estamos haciendo", afirmó.

Pese a todo, sostuvo que la decisión de invadir el país árabe fue la correcta.

"Mi decisión de derrocar a Sadam Husein fue la adecuada. Sadam era una amenaza y el mundo y los ciudadanos estadounidenses están hoy en mejor situación porque él ya no está en el poder", subrayó Bush.

En cuatro discursos, Bush ha defendido su plan bélico frente a algunos legisladores demócratas que han pedido un calendario para la retirada de las tropas estadounidenses de Irak.

Bush asegura que EEUU "no puede y no debe abandonar Irak antes de que se haya alcanzado una victoria total".

El gobierno estadounidense ha depositado sus esperanzas en el éxito de los comicios de este jueves, que considera que asestará un duro golpe a los insurgentes y representará un golpe de moral para los estadounidenses.

Cerca de 155.000 soldados estadounidenses permanecen desplegados en el país árabe, donde han muerto ya más de 2.140 militares de EEUU y más de 30.000 iraquíes, en medio de ataques y atentados a diario.

El éxito de esos comicios permitiría a Bush alegar que su estrategia es la adecuada y -si el gobierno resultante es estable-, con el tiempo facilitaría la salida gradual de las tropas estadounidenses.

Washington basa su estrategia en la formación de las fuerzas de seguridad iraquíes para que gradualmente sustituyan a las estadounidenses en la lucha contra los insurgentes.

El gobernante estadounidense pidió hoy, miércoles, paciencia y advirtió de que no cabe esperar resultados muy rápidos inmediatamente después de los comicios.

"Llevará un tiempo. También llevará un tiempo saber quién ha ganado, llevará un tiempo para que formen gobierno", afirmó el presidente, quien agregó que "la tarea que queda por delante requiere la paciencia del pueblo iraquí y también nuestra paciencia".

"Estamos en Irak hoy día porque nuestra meta siempre ha sido más que derrocar a un dictador brutal. Es dejar un Irak libre y democrático", insistió.

Bush y varios funcionarios de la Casa Blanca se reunieron el martes con un grupo de legisladores demócratas para tratar sobre la guerra en Irak.

Una encuesta hecha pública esta semana por la cadena de televisión estadounidense CNN indica que la mayoría de los ciudadanos, el 59 por ciento, sigue sin respaldar la forma en que Bush maneja la crisis iraquí, frente al 39 por ciento que apoya al mandatario.

Es un resultado negativo pero mejor que el de la encuesta realizada hace un mes, en la que el 63 por ciento de los entrevistados desaprobaba al presidente, frente al 35 por ciento que opinaba lo contrario.

El último sondeo, -publicado ayer y realizado con entrevistas a 1.003 adultos de todo el país entre los pasados viernes y domingo-, revela que el 58 por ciento de los estadounidenses no cree que Bush tenga un plan claro para la victoria en Irak, mientras que el 38 por ciento piensa que sí lo tiene. EFE