Bush autorizó servicio espionaje intervenir comunicaciones EEUU

Por viernes 16 de diciembre, 2005

Nueva York, 16 dic (EFE).- El presidente George W. Bush autorizó en 2002 a una agencia de espionaje a intervenir las llamadas telefónicas y correos electrónicos desde o hasta Estados Unidos, tanto de estadounidenses como de extranjeros, sin permiso judicial, según publica hoy el diario The New York Times. Desde que Bush firmó la "orden ejecutiva" al respecto, hace más de tres años, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) no tiene que pedir autorización judicial para intervenir comunicaciones internacionales, aunque todavía lo hace para comunicaciones que transcurren enteramente dentro de EEUU, según funcionarios estadounidenses que citados por el rotativo.

En principio el mandato de la NSA, organismo tan discreto sobre el que se bromea que las iniciales significan "No Such Agency" (no existe tal agencia), se limita a la "inteligencia electrónica" en el exterior.

"Se trata de un cambio fundamental", según un ex alto cargo consultado por el periódico. "Ha sido casi un canon en este país que la NSA tenga escuchas sólo en el exterior".

El diario afirma que "casi una docena" de actuales o antiguos funcionarios aceptaron comentar el asunto con el New York Times "debido a sus dudas sobre la legalidad y el control del programa", que creen plantea cuestiones constitucionales.

Algunas de las fuentes creen que Bush, con su orden sobre la NSA, ha ido incluso más allá de los poderes adicionales que le confiere la "Ley Patriota", aprobada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y cuya renovación votará hoy mismo el Senado.

Las fuentes afirman que el senador John D. Rockefeller IV, de Virginia del Oeste y vicepresidente de la Comisión de Inteligencia, comparte estas preocupaciones.

La NSA está controlando, en un momento dado, las comunicaciones de alrededor de 500 personas dentro de Estados Unidos, además de las de 5.000 a 7.000 personas en el exterior, según las fuentes citadas por el periódico.

El New York Times afirma haber descubierto la ampliación de las operaciones de la NSA hace un año, pero entonces aceptó la solicitud de la Casa Blanca para que no publicase la información, que divulgó hoy después de haber recogido los testimonios de fuentes adicionales.

La Administración de Bush defiende la utilidad de la medida en la lucha contra el terrorismo, especialmente contra Al Qaeda.