Bush denuncia visión Latinoamérica que “quiere retroceder pasado”

Por domingo 6 de noviembre, 2005

Brasilia, (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, aseguró que América Latina debe elegir si desea un futuro democrático o la visión que defienden algunos líderes y que busca "eliminar los progresos democráticos de los últimos veinte años". Bush, quien se reunió en Brasilia con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, pronunció un discurso en el que defendió los valores democráticos y el libre comercio, los pilares del mensaje que quería llevar a América Latina.

Según el presidente norteamericano, hoy en día hay dos visiones rivales sobre el futuro en América Latina.

La visión democrática, que defiende EEUU, "es una visión de esperanza, de integración en la comunidad mundial, y del poder de transformación de la libertad en la vida de los individuos", afirmó.

El concepto opuesto "quiere eliminar los progresos democráticos logrados en los últimos veinte años, alimentando el miedo, enfrentando a vecino contra vecino y culpando a otros de sus propios fracasos a la hora de ayudar a su propio pueblo", sostuvo Bush.

El continente americano debe elegir ya entre las dos opciones, aseguró, y "la elección que hagamos definirá cómo será la América que nuestros hijos hereden".

En un llamamiento a su país anfitrión, Bush pidió a Brasil que "utilice su liderazgo para ayudar a hacer de la visión democrática una realidad para los ciudadanos de toda América".

El presidente nunca mencionó directamente quiénes cree que defienden esa visión "no democrática", si bien estaba claro que aludía al presidente cubano, Fidel Castro, y al venezolano, Hugo Chávez, uno de los críticos más feroces en América Latina de la política exterior estadounidense.

En un discurso ante 40.000 personas el pasado viernes en Mar del Plata (Argentina), donde este fin de semana tuvo lugar la IV Cumbre de las Américas, Chávez lanzó un llamamiento a "parir el socialismo del siglo XXI" y expresó su condena a la apertura comercial propuesta por EEUU para el continente.

Venezuela y Brasil fueron dos de los países que, junto con Paraguay, Uruguay y Argentina, bloquearon que se incluyera en la declaración final de la Cumbre de las Américas un compromiso para reanudar las conversaciones sobre el ALCA, el Area de Libre Comercio de las Américas que permanece estancada desde hace dos años.

En su intervención ante estudiantes, diplomáticos y empresarios en el hotel donde se ha alojado durante su breve visita a Brasil -de menos de 24 horas y la primera de su mandato-, Bush advirtió de la fragilidad de las instituciones democráticas en el continente y lanzó un llamamiento a "fortalecerlas y reemplazar el mandato de la persona por el mandato de la ley".

Así, insistió, los gobiernos deben luchar contra la corrupción y responder ante los ciudadanos, insistió, al asegurar que "no puede haber justicia social sin democracia".

EEUU, declaró, está dispuesto a ayudar a América Latina para conseguir estos objetivos y mencionó el programa Cuenta del Milenio, al que se han acogido Honduras y Nicaragua y que condiciona la ayuda a la transparencia democrática de los gobiernos.

Bush reveló que ha pedido a su secretario del Tesoro, John Snow, que diseñe junto a sus colegas del continente un proyecto de reforma del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para que pueda responder mejor a la pobreza en el continente.

En su discurso, Bush volvió a defender la idea del ALCA, que crearía la mayor zona comercial del mundo, y aseguró que el libre comercio contribuye a crear empleo y a distribuir la riqueza de manera igualitaria.

El presidente lanzó un llamamiento para el éxito de la ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que está previsto que finalicen el año próximo. La próxima reunión de ministros se celebrará en Hong Kong en diciembre.

"Lo que está en juego es mucho, y hay vidas que dependen de ello", aseguró Bush, quien, como había hecho en su reunión con Lula, declaró que EEUU está dispuesto a suprimir gradualmente sus subsidios agrícolas -el principal contencioso en Doha y el ALCA- si la Unión Europea lo hace también.

Inmediatamente después del discurso, el presidente emprendía viaje hacia Panamá, la última etapa de su gira por América Latina.

Bush se lamenta opinión Latinoamérica sobre EEUU "no es exacta"

Brasilia,(EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, se lamentó en Brasilia de la visión "inexacta" que considera que hay sobre Estados Unidos en América Latina, donde en los últimos años ha aumentado la oposición a la política exterior de Washington.

En una reunión con líderes juveniles del mundo académico y empresarial brasileño, Bush, quien se encuentra en Brasil para una visita de menos de 24 horas, afirmó que "ni EEUU, ni Brasil deberían dejar de creer en la universalidad de la libertad y la democracia".

El presidente norteamericano expresó su esperanza de que durante en su gira por América Latina, que concluye mañana lunes en Panamá, sepa expresar sus puntos de vista, "de manera que explique nuestra posición, en lugar de malquistarme con la gente".

Bush se expresó favorablemente acerca de las manifestaciones -llevadas a cabo en buena parte contra su política- de este fin de semana en Mar del Plata (Argentina) durante la IV Cumbre de las Américas.

El presidente de EEUU aludía a las manifestaciones, en su mayor parte pacíficas, que congregaron a cerca de 10.000 personas en las calles de Mar del Plata para protestar contra la política exterior estadounidense y contra la globalización.

Bush no mencionó los incidentes de violencia, con la participación de varios centenares de jóvenes, en que degeneraron horas más tarde esas concentraciones, y que causaron el destrozo y saqueo de bancos y comercios en Mar del Plata.

Las sociedades democráticas alientan distintos puntos de vista y "lo que pasó en Argentina también pasa en EEUU. Es algo positivo", afirmó el presidente.

Bush se reúne con su colega brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, en la finca Granja do Torto, en las afueras de Brasilia, donde el presidente brasileño le ofrecerá un asado.

.