Bush dice que mantendrá programa de escuchas dentro de EEUU

Por lunes 19 de diciembre, 2005

Washington, 19 dic (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, dijo hoy que tiene "la autoridad constitucional para proteger el país" y afirmó que mantendrá el programa de escuchas a sospechosos sin permiso judicial dentro de Estados Unidos. La autoridad para llevar a cabo esas escuchas "fue revisada cuidadosamente cada 45 días para garantizar que se usa de manera adecuada", dijo Bush en una rueda de prensa de fin de año en la Casa Blanca.

La semana pasada el diario "The New York Times" reveló que desde 2002 el presidente Bush autorizó a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por su sigla en inglés) para que espiara las comunicaciones telefónicas y electrónicas de ciudadanos estadounidenses, dentro del país, sin el permiso del tribunal especial que maneja esos casos.

"Tengo absoluta autoridad constitucional para llevar a cabo este programa", dijo el presidente, quien explicó que los dirigentes del Congreso han sido informados "más de doce veces" sobre la aplicación del programa.

"Una conversación telefónica de dos minutos" entre alguien en Estados Unidos vinculado a Al Qaeda y miembros de esta organización en otras partes podría conducir a la pérdida de miles de vidas, según Bush.

"El programa ha interferido eficazmente las operaciones del enemigo y al mismo tiempo se lleva a cabo salvaguardando nuestras libertades civiles", añadió. "Se ha aplicado a personas que tenían vínculos conocidos con Al Qaeda".

El presidente dijo que "ha sido un acto vergonzoso el divulgar este programa tan importante en tiempo de guerra".

"El hecho de que estemos hablando sobre este programa ayuda al enemigo", advirtió.

Bush dijo que imagina que el Departamento de Justicia ha abierto una investigación sobre la filtración de la información sobre el programa.

"Estamos en guerra y debemos proteger nuestros secretos nacionales", añadió Bush, quien dijo que el programa de espionaje interno continuará "en tanto el país enfrente la amenaza de un enemigo que quiere matar a estadounidenses".