Bush: “EEUU sigue siendo una nación en guerra”

Por viernes 9 de septiembre, 2005

Washington (EFE).- Tras diez días en que la atención del Gobierno de EEUU ha estado dominada casi de manera exclusiva por la crisis dejada por el huracán Katrina, el presidente de EEUU, George W. Bush, recordó ayer que "seguimos siendo una nación en guerra".

Bush participó ayer en la ceremonia de juramento del cargo de una de sus colaboradoras favoritas, Karen Hughes, quien como nueva subsecretaria de Estado para Relaciones Públicas Internacionales tendrá como misión promover la imagen de EEUU en el exterior.

En vísperas de cumplirse el cuarto aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, los terroristas "continúan dispuestos a matar", afirmó el presidente.

En una vuelta a los argumentos en los que ha insistido desde esos atentados, Bush insistió en que las naciones civilizadas "encaramos un enemigo común que nos odia por los valores que compartimos y que quiere que nos retiremos, para que puedan derrocar a Gobiernos en Oriente Medio y convertir esos países en un santuario para el terrorismo".

Katrina mella popularidad de Bush

Washington (EFE).- La crisis provocada por el huracán Katrina está haciendo mella en la popularidad del presidente de EEUU, George W. Bush, quien, según los últimos sondeos, se encuentra en el nivel más bajo de su gestión desde que asumió la presidencia.

Sólo un 40 por ciento de los estadounidenses apoya su gestión, mientras que un 52 por ciento la desaprueba, de acuerdo con una encuesta del Centro de Investigaciones Pew realizada esta semana.

Otro sondeo de la firma Zogby America, elaborada también esta semana, señala que el apoyo al presidente se sitúa en el 41 por ciento.

Bush, mientras tanto, trata de recuperar terreno con apariciones públicas diarias en las que va anunciando distintas medidas de apoyo a los damnificados y en las que repite el mensaje de que el Gobierno no olvidará ni dejará de prestar ayuda hasta que haya sido reconstruida toda la zona devastada por el huracán.