Bush enumera avances y reitera EEUU no saldrá corriendo de Irak

Por miércoles 7 de diciembre, 2005

Washington, 7 dic (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, enumeró hoy progresos "tangibles" en Irak, especialmente en el campo económico, y reiteró que su país "no saldrá corriendo" de esa nación hasta que logre la victoria completa y encamine su reconstrucción.

Los iraquíes están viendo avances concretos en sus vidas cotidianas porque "hace un año estábamos luchando en las calles y ahora la gente está comprando, comiendo y no tiene miedo", dijo Bush en Washington, en un nuevo discurso dirigido a contrarrestar las crecientes críticas a su política en Irak.

"La reconstrucción no siempre ha ido como esperábamos", pero ciudades como Mosul y Nayaf son ejemplos palpables del progreso económico y político, afirmó el presidente en su intervención ante el Consejo de Relaciones Exteriores, un centro conservador de estudios políticos.

En esas dos ciudades, añadió, la gente comienza a ver los beneficios reales que puede ofrecer una sociedad democrática.

Según Bush, ahora hay más hospitales, más colegios, la gente tiene coches y teléfonos celulares y hay miles de negocios nuevos.

Aunque dijo ser consciente de que queda mucho trabajo por hacer y de que quedan también "días duros" por delante, el presidente aseguró que EEUU acompañará a los iraquíes en todo el proceso de reconstrucción del país, no sólo en el ámbito económico sino también en el político y el de seguridad.

El presidente lanzó un claro mensaje a quienes dicen desde Washington que no es posible ganar esta contienda y que las tropas estadounidenses deben regresar a casa.

Según él, se equivocan porque una retirada inmediata daría alas a los terroristas, pondría en peligro al pueblo estadounidense y haría más peligrosa la región de Oriente Medio.

"Eso no va a pasar mientras yo sea el comandante en jefe", subrayó Bush, antes de reiterar que "EEUU no saldrá corriendo de Irak".

"Vamos a completar la misión" y "nuestras tropas volverán a casa con el honor que merecen", pero sólo cuando se haya alcanzado el objetivo de una "victoria completa", agregó.

Su discurso de hoy es el segundo que ofrece en los últimos días sobre la guerra global contra el terrorismo y se espera que todavía pronuncie otros dos antes de las elecciones parlamentarias iraquíes del día 15.

Son intervenciones que se enmarcan en la contraofensiva emprendida por la Casa Blanca para defender su "Estrategia Nacional para la victoria en Irak" y neutralizar la creciente impopularidad de la guerra que, desde su inicio en marzo de 2003, ya se ha cobrado la vida de más de 2.100 soldados estadounidenses.

Ayer, martes, fue el vicepresidente Dick Cheney, y el lunes el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, quienes trataron de convencer a los ciudadanos y a los políticos que critican la estrategia del Gobierno, en sendos actos similares al que hoy protagonizó Bush.

Sin embargo, el mensaje del presidente y de los pesos pesados de su Gobierno sigue sin calar en algunos demócratas que acusan a Bush de no tener un plan claro para lograr la victoria que pretende.

Es el caso de la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien afirmó hoy que Bush está desconectado de la realidad que se vive día a día en territorio iraquí.

"Dice que la situación de seguridad sobre el terreno es mejor y no es así", según Pelosi, quien añadió que "más de lo mismo en Irak no nos hará más seguros".

Para el senador demócrata por Wisconsin, Russ Feingold, el presidente "debería ofrecer un plan" a la opinión pública, con un calendario concreto para concluir la misión militar en Irak, en lugar de empeñarse en defender una estrategia que no funciona.

El ex presidente Jimmy Carter se ha sumado al debate político sobre el conflicto iraquí con unas declaraciones, divulgadas hoy por el diario "The Times Herald-Record", de Middletown (Nueva York), en las que pone en duda que las tropas estadounidenses puedan abandonar por completo Irak algún día y apunta que, en su opinión, tendrán que quedarse durante décadas. EFE