Bush insiste en necesidad de ALCA pero dice comprender a Lula

Por domingo 6 de noviembre, 2005

Brasilia (EEUU), (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, reiteró hoy su llamamiento para retomar las negociaciones sobre el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), aunque se mostró comprensivo sobre la posición del gobierno brasileño.

Bush se reunió hoy durante más de una hora con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, en la finca Granja do Torto, en las afueras de Brasilia, un día después de que Brasil, junto con otros cuatro países, "torpedeara" la propuesta de EEUU en torno a un compromiso para retomar las conversaciones del ALCA el año próximo.

Si Bush estaba molesto por la actitud que Brasil adoptó con Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela en la IV Cumbre de las Américas celebrada el viernes y sábado pasados en la localidad argentina de Mar del Plata, no lo dejó traslucir.

El presidente se deshizo en elogios hacia su par, con el que mantiene una excelente relación personal, e incluso se mostró comprensivo con la posición de Lula.

El presidente brasileño, que reclama la eliminación de los subsidios agrícolas de EEUU y la Unión Europea al considerar que impiden la libre competencia, quiere esperar a las negociaciones del mes próximo en Hong Kong de la ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC), donde deben verse esas subvenciones.

Bush explicó que Lula "debe ser persuadido, como la población estadounidense debe ser persuadida, de que un acuerdo comercial en nuestro hemisferio es bueno para el empleo, es bueno para la calidad de vida".

"Podemos tener un comercio libre y justo sin perder la identidad nacional; podemos tener un comercio libre y justo sin penalizar a los pequeños comercios y empresarios locales", agregó.

Lula, continuó, "se esfuerza en asegurarse de que las oportunidades comerciales disponibles para los ciudadanos de Brasil se logran con un espíritu de equidad en mente".

Ambos presidentes quisieron hacer hincapié, una y otra vez, en lo que les une y la calidad de las relaciones bilaterales.

Así, Bush describió a Lula -cuyo país es, al menos formalmente, copresidente junto con EEUU de las negociaciones sobre el ALCA- como alguien que defiende la apertura de los mercados y las exportaciones.

Y Lula, que recordó que EEUU es el principal mercado de las exportaciones brasileñas y la principal fuente de inversiones extranjeras en Brasil, aseguró que "nuestras relaciones están atravesando uno de los mejores momentos de su historia".

Pero el presidente brasileño también hizo hincapié en la posición brasileña, que exige la eliminación "de las injustas barreras al comercio bilateral y al comercio multilateral".

"El éxito de la ronda de Doha de la OMC en 2006 es una prioridad para nosotros y Estados Unidos", indicó Lula, que insistió en que la desaparición de los subsidios agrícolas es "clave" para un resultado equilibrado en las negociaciones de Hong Kong.

EEUU ha ofrecido eliminar los subsidios a sus productos agrícolas si la Unión Europea también se compromete a ello, pero hasta el momento Bruselas se ha mostrado renuente.

En su conversación también abordaron de manera "franca, sin sorpresas ni confrontaciones", según palabras de Lula, otras cuestiones bilaterales, regionales y globales, como la participación brasileña en la fuerza de paz de la ONU en Haití.

Bush se encuentra en Brasil para una visita de menos de 24 horas, su primera a este país, como parte de una gira que le ha llevado a Mar del Plata (Argentina) para participar en la Cumbre de las Américas y que concluirá mañana, lunes, en Panamá.

Tras la reunión formal, los dos mandatarios compartirán un asado en compañía de sus esposas. "Me hace sentir como en casa", bromeó el presidente estadounidense, al recordar que la barbacoa está considerado el plato típico de Texas, su estado.

Esta tarde, antes de abandonar Brasil, el presidente estadounidense tiene previsto pronunciar un discurso en el que defenderá la importancia de los valores democráticos. EFE