Bush pide paciencia en jornada protestas a favor y contra guerra

Por sábado 27 de agosto, 2005

Washington, (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, pidió paciencia y sacrificio a los ciudadanos, mientras miles de personas se concentran cerca de su rancho de la pequeña localidad de Crawford (Texas) a favor y en contra de la guerra en Irak.

Sus seguidores han acudido en su ayuda para contrarrestar el efecto de la protesta pacifista instigada por la madre de uno de los soldados muertos en Irak, Cindy Sheehan, y respaldada por cientos de personas que permanecen acampadas ante la residencia de verano del presidente.

Son ya miles de personas las que se dan cita en Crawford para participar en los respectivos actos convocados para esta tarde, a muy poca distancia, por los detractores y los defensores de la guerra.

Por una parte están los alrededor de 3.000 defensores de la política de Bush en Irak que concluyen hoy en Texas una gira iniciada el pasado fin de semana en California bajo el lema de "No hablas por mí, Cindy".

Y por otra, los cientos de pacifistas que se han sumado a la causa de Sheehan.

Aunque no es la primera vez que coinciden, las de hoy sí serán las mayores concentraciones contrapuestas realizadas hasta ahora desde que el pasado día 6 de agosto Sheedan acampó en el lugar para exigir la retirada de las tropas de Irak y una entrevista 'cara a cara' con el presidente.

Ninguna de sus reivindicaciones han sido aceptadas, hasta ahora, por el mandatario estadounidense quien, en los últimos días, ha lanzado su propia campaña para intentar atraer adeptos a su causa.

Los pacifistas siguen amenazando con aguarle las vacaciones hasta el último día e incluso con seguirle, cuando regrese a Washington la próxima semana, con nuevas manifestaciones por distintos puntos del país.

Bush seguirá los acontecimientos de hoy en su rancho, donde ha lanzado un mensaje muy claro a los estadounidenses, en el que les pide paciencia y más sacrificio para poder concluir con éxito su misión en Irak.

"Nuestros esfuerzos en Irak y en todo Oriente Medio requerirán más tiempo, más sacrificio y una determinación sostenida", declaró hoy el presidente en su habitual discurso radiofónico de los sábados.

Bush, también muy pendiente de lo que ocurre en Irak sobre el terreno y especialmente de las complicadas negociaciones para la futura Constitución iraquí, subrayó que la población de Irak "está tomando decisiones difíciles y compromisos necesarios para un futuro libre y en paz".

Lo más importante, añadió, es que "ahora están abordando estas cuestiones a través del debate y la discusión" y no de las armas.

Según Bush, quien también está presionando por la vía diplomática para que se cierre cuanto antes un acuerdo sobre el borrador constitucional, la elaboración de una Carta Magna iraquí será "un hito en la historia de Oriente Medio y nos acercará más al día en que la nación de Irak pueda gobernarse, mantenerse y defenderse por sí misma".

Una vez que las fuerzas de seguridad iraquíes tengan la capacidad necesaria para combatir al enemigo, el presidente de EEUU aseguró que "nuestras tropas volverán a casa con el honor que se han ganado".

De momento, la opción de la retirada no está entre sus planes pese a que cada vez son más las voces que la solicitan, sigue aumentando el goteo de bajas, hasta situarse cerca de las 2.000, y su popularidad ha disminuido hasta las cuotas más bajas desde que asumió la presidencia.

Según la última encuesta de la firma Gallup, sólo un 40 por ciento de los estadounidenses aprueban su gestión mientras que un 56 por ciento la desaprueban.

El sondeo, realizado entre el lunes y el jueves pasados, no menciona las causas de esta nueva caída del apoyo popular, aunque otras encuestas divulgadas en los últimos días señalan a la guerra de Irak como una de las principales.

El resultado de Gallup pone de manifiesto además que la popularidad actual de Bush es la más baja de los últimos ocho presidentes, con la única excepción de Richard Nixon cuando, en medio del escándalo de Watergate en 1973, sólo contó con el apoyo de un 34 por ciento de los ciudadanos.