Bush rechaza críticas; dice recuperación será total

Por lunes 12 de septiembre, 2005

Nueva Orleans (EEUU), (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, rechazó hoy las críticas a su respuesta al huracán Katrina y dijo que ahora hay que centrarse en la recuperación de la zona a largo plazo y luego ya habrá tiempo para buscar culpables.

Desde el centro de Nueva Orleans, donde por primera vez recorrió los barrios más dañados por el huracán, el presidente subrayó que "hay una recuperación en marcha y se están haciendo progresos pero todavía queda mucho trabajo por hacer".

Bush zanjó las críticas de quienes le acusan de haber actuado tarde y mal porque la mayoría de los afectados eran negros y pobres, asegurando que son acusaciones totalmente "absurdas".

"El huracán no discriminó como tampoco habrá discriminación en los esfuerzos de recuperación", según el presidente, quien reiteró que la reconstrucción de la zona será total.

Cuando los helicópteros de la Guardia Costera llegaron al lugar del suceso y comenzaron a rescatar supervivientes "no miraron el color de la piel de las personas" porque "querían salvar vidas", dijo.

Asegura recuperación será total

Nueva Orleans (EEUU), (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, trata hoy de contrarrestar su caída de popularidad a raíz del huracán Katrina, asegurando desde el terreno que hay progresos y que la recuperación de Nueva Orleans será total.

"La ciudad avanza", declaró el presidente a la prensa tras recorrer algunas de las zonas de Nueva Orleans más dañadas por el huracán.

"Estamos empezando a pensar cómo reconstituir este estado y esta ciudad tan importantes", añadió.

Según aseguró el presidente, no ha habido ningún componente racial en la respuesta del Gobierno federal a esta crisis como tampoco habrá ningún tipo de discriminación en las labores de recuperación de la zona devastada por Katrina.

Catástrofe podría repetirse en California

San Francisco (EEUU), (EFE).- La rotura de los diques de Nueva Orleans ha sembrado la alarma en California, donde las infraestructuras que separan las aguas saladas de las tierras de cultivo necesitan una reparación urgente.

El desastre de Nueva Orleans ha servido para poner sobre la mesa una lista de infraestructuras como diques, puentes, presas, carreteras o sistemas de abastecimiento de agua potable cuyo estado dista mucho de ser ideal.

En la lista ocupa un lugar prominente el largo sistema de diques, de más de 1.500 kilómetros, a lo largo del delta del río Sacramento, en el centro de California.

Además de la agricultura del Valle Central -donde se produce el 45 por ciento de las frutas y vegetales que se consumen en EEUU- este sistema sirve para proteger a Sacramento, la capital de California, y otros núcleos urbanos que han crecido rápidamente en los últimos años.

La amenaza de que este frágil sistema sucumba ante una ocurrencia natural como un terremoto ha servido para unir, por una vez, a los políticos californianos de ambos partidos.

La demócrata Dianne Feinstein y el republicano Richard Pombo pidieron la semana pasada al Cuerpo de Ingenieros que estudie hasta qué punto están deteriorados los diques de California.

Ambos recordaron que lo ocurrido en Nueva Orleans alcanzó dimensiones catastróficas a causa, en parte, de la dejadez a la hora de realizar las correspondientes reparaciones, algo que no desean que ocurra en este estado.

Recuperan 45 cadáveres de un hospital

Nueva Orleans (EEUU), (EFE).- Los equipos de emergencia recuperaron hoy 45 cadáveres en el hospital del Centro Médico Memorial de Nueva Orleans, que había sido evacuado tras el paso del huracán Katrina por la ciudad.

Fuentes del Departamento de Salud del estado de Luisiana precisaron que los cadáveres fueron hallados el domingo y que todos ellos corresponden a pacientes de ese centro médico que quedó totalmente inundado tras la catástrofe.

De esta forma, el balance de víctimas mortales en el estado de Luisiana asciende ya a 279, según las fuentes citadas por el diario de Nueva Orleans "The Times-Picayune".

Misisipi teme quedar olvidado

Gulfport (EEUU), (EFE).- La costa de Misisipi, que hace dos semanas fue devastada por el huracán Katrina con una gran marejada, resplandece hoy devastada y temerosa de que el desastre de Nueva Orleans pueda dejar en el olvido su propia tragedia.

El presidente de EEUU, George W. Bush, pernoctó en la noche del domingo en el portaaviones "Iwo Jima", en el puerto de Nueva Orleans, y, tras visitar esta ciudad, que ha sido centro de la atención nacional desde la catástrofe, se dirigió a Gulfport.

Pero el ojo del huracán, que no tocó Nueva Orleáns, barrió la costa de Misisipi y Alabama, y aun hoy centenares de miles de residentes acampan en tiendas o descansan en centenares de campamentos de emergencia.