Bush: Uno de los peores desastres en la historia de EEUU

Por miércoles 31 de agosto, 2005

Washington, (EFE).- El presidente de EEUU, George W. Bush, aseguró que la devastación del huracán "Katrina" es "uno de los peores desastres en la historia de nuestra nación" y aseguró que no se escatimarán esfuerzos para una reconstrucción que "tomará tiempo, incluso años".

Bush, que llegó a la Casa Blanca tras adelantar en dos días el final de sus vacaciones en Crawford (Texas), se dirigió a la nación desde la rosaleda de la Casa Blanca, hizo una breve exposición de la situación y prometió la ayuda federal necesaria para aliviar cuanto antes a los damnificados.

"Nuestra primera prioridad es salvar vidas", dijo Bush, tras reseñar las dificultades a las que se enfrentan ahora las autoridades de los estados afectados.

La segunda prioridad, según el presidente, es proveer alimentos, agua y medicinas a los damnificados y la tercera es "realizar un esfuerzo integral de recuperación" entre las distintas agencias y organismos federales y estatales.

Bush destacó la importancia de llevar a cabo a la mayor brevedad el restablecimiento de las líneas de comunicación, los caminos, las carreteras y puentes de la región afectada para facilitar las tareas de rescate y restablecimiento de la normalidad.

"Es mucho el trabajo que habrá que hacer", dijo el presidente.

En consonancia con las declaraciones de Bush, el Gobierno de Estados Unidos declaró hoy una "emergencia de salud pública" en toda la región del golfo de México que se ha visto afectada por el huracán "Katrina".

Los responsables de las áreas de seguridad y salud pública del Gobierno destacaron en conferencia de prensa que la situación creada por el huracán es "muy peligrosa".

Todas las agencias del Gobierno se ponen desde este momento en coordinación para llevar a cabo tareas de asistencia alimenticia, médica y de albergue a los damnificados, así como de seguridad y ayuda a la limpieza y reconstrucción de las zonas afectadas.

El presidente anunció también un plan para la reubicación de los desplazados en tanto se llevan a cabo las mínimas tareas de reconstrucción de las zonas afectadas.

En opinión del presidente, la cantidad de personas a las que hay que ayudar es "abrumadora" y pidió a los ciudadanos que contribuyan con la Cruz Roja, porque "necesita su ayuda".

Bush aseguró que el camino que "tenemos por delante va a ser difícil", pero confió en que, con el tiempo, se pueda restablecer las condiciones de vida de los ciudadanos afectados".

En su opinión, "los desafíos que tenemos por delante, no tienen precedentes". EFE