CAASD denuncia sabotaje a camiones-cisternas

Por admin miércoles 16 de enero, 2008

La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) denunció un complot por parte del Sindicato de Camiones-Cisternas del Distrito Nacional para impedir el programa de distribución de agua gratuita que desarrolla la institución a residentes en zonas en las que no llega el líquido a través de las tuberías.

El director general de la CAASD, ingeniero Mariano Germán, reveló que el pasado lunes, miembros del mencionado sindicato interceptaron un camión-cisterna al servicio de esa entidad, en la avenida Núñez de Cáceres, esquina John F. Kennedy y tras amenazar y agredir al conductor, abrieron el grifo y botaron el agua que transportaba.

“Esa es una acción delictiva que busca sabotear el servicio de distribución de agua gratuita a sectores de la capital, en los que por razones estructurales todavía no llega el líquido a través de las tuberías”, expuso.

El ingeniero Germán aseguró también que tiene informes de que los camioneros se proponen continuar con sabotaje disponiendo el cierre clandestino de válvulas en distintos puntos para suspender la distribución del agua por tuberías y forzar que las familias se aboquen a la compra del líquido.

Alertó a juntas de vecinos, asociaciones, clubes y otras instituciones sobre la práctica de los camioneros que solo buscan obtener beneficios, en perjuicio de la economía de las familias y la imagen de la CAASD.

Manifestó que a raíz del paso de las tormentas Noel y Olga, los miembros del sindicato se negaron a prestar servicios a la CAASD que hasta ese momento le alquilaba sus unidades, para lo cual argumentaron que recibían más dinero si trabajaban por cuenta propia.

Ante esa situación y con el compromiso de brindar agua a los residentes en Santo Domingo y el Distrito Nacional, la CAASD contrató los servicios de otros sindicatos, como el del municipio Santo Domingo Este, con el cual ha estado cumpliendo el cronograma de distribución en distintos puntos.

El camión-cisterna al servicio de la CAASD y que fue objeto de la interceptación es propiedad de la empresa Agua Mella, en la zona oriental.