Califican de dramática y trágico problema del hambre crónica

Por domingo 11 de septiembre, 2005

Guatemala,(EFE).- El presidente de Guatemala, Oscar Berger, calificó hoy, domingo, de "dramático" y "trágico" el problema del hambre crónica que afecta a la humanidad.

Berger inauguró la "Conferencia Latinoamericana sobre el Hambre Crónica en el marco de las Metas del Milenio", en el que expertos de esta región analizarán durante dos días las estrategias para combatir ese flagelo y la pobreza y que será clausurada por su colega de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, mañana, lunes.

El hambre, dijo Berger, es "uno de los más trágicos problemas para la humanidad que lastima el alma", pero puede ser eliminada con voluntad política y la ayuda internacional.

El dignatario guatemalteco agregó que durante la conferencia, los expertos van a analizar los avances del cumplimiento de las Metas del Milenio adoptadas en una declaración aprobada por la Asamblea General de la ONU el 8 de septiembre de 2000.

Según esta declaración, el principal objetivo de las Metas del Milenio es reducir la pobreza extrema a la mitad y mejorar radicalmente la vida de los pobres en países en desarrollo en un plazo que vence en 2015.

En Latinoamérica, más de 222 millones de personas viven en la pobreza, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Berger aseguró que su gobierno tiene la voluntad política de aumentar la inversión social porque "estamos comprometidos en la lucha contra el hambre, porque significa saldar una deuda histórica y dar vigencia a uno de los derechos fundamentales como es dar una alimentación sana".

El mandatario prevé que de la conferencia saldrán resultados positivos para impulsar programas contra el hambre crónica en la región.

Por su parte, el secretario general de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), Juan Pablo de la Iglesia, sostuvo que el hambre es la manifestación "más despiadada de la extrema pobreza".

"Yo sólo encuentro una palabra para calificar esta situación: Inaceptable. No podemos rendirnos a esta realidad", dijo De la Iglesia, al felicitar a Berger por haber convocado a la conferencia latinoamericana.

El director general de la AECI explicó que el Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD de 2005 señala que se han producido avances generales importantes en todo el mundo, pero "muchos países están en realidad más atrasados de lo que estaban antes de fijarse los objetivos del Milenio", dijo.

El panorama, en su opinión, es de luces y sombras. "Es un avance que 130 millones de seres humanos hayan salido de la extrema pobreza, pero es sobrecogedor que todavía 2.500 millones vivan con menos de 2 dólares al día y que la pobreza esté descendiendo a un ritmo menor y menos sostenido de lo que se hacía en la década de los noventa", subrayó.

De la Iglesia también manifestó que es esperanzador que se hayan podido evitar dos millones de muertes infantiles cada año, pero es sobrecogedor pensar que todavía hay 10 millones de niños que mueren anualmente por causas que puede ser evitadas.

"Es esperanzador ver que 30 millones de niños van a la escuela cada año, pero no puede dejarnos indiferentes que 115 millones de niños todavía no tienen acceso a las clases", detalló.

Señaló que, de acuerdo con la FAO, una media del 17 por ciento de la población de los países en desarrollo sufre de hambre. En Asia, el porcentaje es del 22 por 100, en Africa Central del 55, en Africa Oriental del 40 por ciento, indicó.

Agregó que la situación en América Latina es relativa, porque sólo un 10 por ciento está sufriendo hambre, mientras que en los países de Centroamérica el 20 por ciento de sus más de 30 millones de habitantes son los que necesitan de productos alimenticios, en tanto que en Haití es el 45 por 100.

Mientras, el secretario guatemalteco de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), André Botrán, manifestó que la pobreza "no es una maldición inevitable sino el resultado de decisiones y políticas humanas". EFE