Campaña de descrédito contra la SCJ

Por Carlos Luis Baron domingo 3 de junio, 2012

El actual Presidente del Colegio de Abogados de la República Dominicana (CARD) hizo unas declaraciones que son claras muestras de pertenecer a una campaña de descrédito orquestada contra los actuales Honorables Jueces de la Honorable Suprema Corte de Justicia.

Dicho señor, que responde al nombre de José Fernando Pérez Vólquez, dijo la falsedad de que dichos jueces fueron vistos con banderas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en sus vehículos.

Es obvio que la ruindad y la perversidad de éste sujeto no puede ser mayor al formar parte de ese plan de descrédito que desde hace algún tiempo se viene exteriorizando a través de declaraciones y actividades del partido político opositor al PLD y al cual partido político opositor él responde incondicionalmente.

Dichas falsedad, ruindad y perversidad de éste sujeto se debe a que él está obedeciendo instrucciones de los mandantes de ese partido político del cual él es parte orgánica.

Activista político es éste sujeto, no dichos Jueces de la Suprema Corte de Justicia.

Lo que ocurre es que él y sus mandantes se sentían muy cómodos con la anterior composición de la Suprema Corte de Justicia donde conseguían casi todo, sobre todo con jueces inferiores que obedecían instrucciones de los anteriores mandantes colocados en la Suprema Corte de Justicia que entonces sí estaba politizada y al servicio del partido al que responde éste sujeto.

Los actuales componentes de la Suprema Corte de Justicia son personas serias y apolíticas todas: desde su Presidente, el Honorable Magistrado Dr. Mariano Germán Mejía, hasta el último de los Honorables Magistrados que la conforman.

Ese tipo de declaraciones no le luce a éste sujeto que lo que pretende con ellas es tratar de buscar un protagonismo que nunca podrá tener pretendiendo ver un defecto que en realidad quien lo tiene es él y no ninguno de los Honorables Magistrados de la Honorable Suprema Corte de Justicia y por eso recurre a este tipo de chantaje contra personas que le llevan a él miles de millones de años luces de seriedad.

Por eso bien dice el refrán: “Ofende quien puede, no quien quiere.“

Este individuo no tiene calidad moral para pretender cuestionar la moral de ninguno de los Honorables Magistrados de nuestro más alto órgano de justicia.

Quien sí andaba con propagandas políticas en su vehículo era éste sujeto, lo cual es de público conocimiento y fue visto por todos aquéllos que vieron dicho vehículo plagado con afiches del candidato de su partido político.

Individuos como éste pretenden (cree él) “crecerse“ sobre la base de destruir la honra de personas que, a diferencia de él, sí son serias embistiendolas con ataques cargados de falsedades abusivas que dichos Honorables Magistrados no deberían de pasarle por alto.

Inventar una falsedad como esa contra los Honorables Jueces de la Honorable Suprema Corte de Justicia es una bajeza incalificable que en realidad lo que hace es seguir retratando la real fisonomía, que nunca ha variado, de éste sujeto que pretende, reitero, “crecerse“ (cree él) bajo ese tipo de grosería contra dichos Honorables Magistrados, como si él fuera un desconocido, es decir, como si no se supiera quién es él, su torva trayectoria y los pésimos intereses que él representa.

A los Honorables Magistrados de la Honorable Suprema Corte de Justicia sólo me resta recordarles la expresión del Quijote a Sancho Panza: “Sancho los perros nos ladran, eso es señal de que cabalgamos.“