Caracas dice Posada Carriles no será torturado y pide extradición

Por lunes 26 de septiembre, 2005

Washington, (EFE).- El Gobierno de Caracas aseguró hoy que Luis Posada Carriles, al que acusa de volar un avión en 1976 y que está detenido en Texas, no será torturado en Venezuela e instó de nuevo a EEUU a acceder a su petición de extradición.

"El Gobierno de Venezuela reitera que no tortura a sus prisioneros y que Luis Posada Carriles será sometido a un proceso judicial cuando se realice su extradición a Caracas", señaló en un comunicado la embajada de Venezuela en Washington.

Venezuela acusa a Posada Carriles, quien nació en Cuba y también tiene la nacionalidad venezolana, de volar un avión de pasajeros en 1976, lo que causó 73 muertes.

"Indiscutiblemente, bajo nuestras leyes, él es culpable", enfatiza el documento.

Hoy un juez en El Paso (Texas) concedió dos semanas más al Departamento de Seguridad de EEUU para que refute las afirmaciones del abogado de Posada Carriles de que su cliente sería torturado si fuera deportado a Venezuela.

Posada Carriles entró en mayo pasado a EEUU de manera ilegal y a través de México y su futuro se dirime en un tribunal de inmigración.

El anticastrista alega que su deportación a Venezuela violaría la Convención Internacional de Protección contra la Tortura, que prohíbe enviar a un extranjero a su país de origen si allí podría ser torturado.

El Gobierno de Venezuela replicó que otorgar esa protección a Posada Carriles sería "cínicamente desvirtuar un tratado internacional que tiene la intención de proteger a inocentes de la tortura para convertirlo en un instrumento para darle refugio a un terrorista".

Gina Garrett-Jackson, la fiscal del caso, ha solicitado que Posada Carriles sea deportado y deberá convencer al magistrado William Lee Abbott por escrito dentro del plazo marcado hoy de que el detenido no será torturado en Venezuela.

En el comunicado, Caracas criticó al Gobierno de Estados Unidos por haber convertido el caso en un "asunto leve" de inmigración, "en vez de proceder con la extradición de este terrorista confeso para ser juzgado en Caracas por asesinato".

"El caso Posada, revela la doble moral de la administración Bush en la denominada guerra contra el terrorismo", enfatiza el documento.

Además, acusa al Gobierno estadounidense de torturar de manera "sistemática" a sus propios prisioneros en la base naval de Guantánamo (Cuba), en la prisión iraquí de Abu Ghraib y otras instalaciones.

Reitera que "Venezuela solicita nuevamente al Gobierno de los Estados Unidos que cumpla la Ley y extradite a Posada Carriles".

El juez Abbot dijo en una audiencia anterior que el anticastrista había presentado "un buen caso y de no demostrar el Gobierno (de EEUU) lo contrario, el paso siguiente será postergar indefinidamente su deportación".

Si el juez determina que Posada Carriles podría ser torturado en Venezuela, es posible que el anticastrista sea deportado a un tercer país