Caracas no esperó al ultimátum de México y retiró a embajador

Por lunes 14 de noviembre, 2005

Caracas, 14 nov (EFE).- Venezuela optó hoy por retirar a su embajador en México antes de vencer a medianoche el ultimátum que dio a Caracas para que se disculpara por las críticas del presidente Hugo Chávez a su homólogo mexicano, Vicente Fox. El ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Alí Rodríguez, leyó un comunicado oficial en el que ordenó "el regreso inmediato" del embajador venezolano en la capital mexicana, Vladimir Villegas, y expresó su "profundo respeto al hermano pueblo de México".

Rodríguez también rechazó "como una agresión sin sentido el ultimátum" enviado a Caracas por el Gobierno de México que reclamaba disculpas por las declaraciones de la semana pasada de Chávez sobre Fox acusándole de "entreguismo" y de ser un "cachorro del imperio" estadounidense.

Posteriormente a las declaraciones del canciller venezolano, el presidente Fox también anunció la retirada de su embajador en Venezuela, Enrique Loaeza.

Ambos gobiernos dejan a los encargados de negocios como representantes en las sedes diplomáticas ubicadas en Caracas y en México DF.

La crisis "no se va a resolver en las horas que quedan hasta la medianoche. Nosotros no hemos pedido ni hemos amenazado ni hemos puesto ultimatums", dijo Rodríguez.

La actual disputa se originó durante la IV Cumbre de las Américas, llevada a cabo hace dos fines de semana en Argentina, y en la que México y Venezuela chocaron por sus posturas sobre el ALCA (Area de libre Comercio de las Américas).

Mientras el presidente de México apoyaba la tesis estadounidense a favor del ALCA, el de Venezuela la rechazó abiertamente porque en su opinión "no beneficia" a América Latina.

Rodríguez enfatizó hoy de nuevo que la actual crisis entre ambos países "es de entera responsabilidad" de Fox y recordó que él fue el primero en criticar a Chávez por su postura en la Cumbre.

El mandatario mexicano acusó al presidente venezolano y al argentino Néstor Kirchner de culpar al exterior de sus problemas.

El canciller venezolano destacó que la reacción de Chávez fue "defensiva" y que cada uno de los presidentes tiene "su estilo", al tiempo que abogó por "un debate en profundidad sobre las posiciones que ahora defiende Fox y las que siempre ha defendido Venezuela".

El sábado pasado, las cancillerías venezolana y mexicana coincidieron en que habían "despejado" la controversia diplomática y que emitirían un comunicado "oportunamente" para zanjar el asunto.

Pero Chávez insistió ayer durante su dominical "Aló Presidente" en el controvertido asunto y advirtió a Fox que no se metiera con él si no quería salir escarmentado, además de mostrar los vídeos que había prometido sobre debates internos en la IV Cumbre de las Américas.

El canciller venezolano no cerró hoy sin embargo todas las puertas e insistió en que "no hay ruptura de relaciones (…) se mantienen pero como ha querido la parte mexicana en un nivel más bajo y seguiremos intercambiando opiniones"

"Vamos a mantener vía abierta y veremos qué curso toman los acontecimientos", añadió.

Sobre el desarrollo futuro de la crisis, señaló Rodríguez que él es "siempre una persona optimista" y que había mantenido una conversación "en términos cordiales" con el canciller mexicano, Ernesto Derbez, al que calificó de "amigo".

También culpó indirectamente de la disputa con México a Estados Unidos por haber planteado en la Cumbre de las Américas el impulso al ALCA, "porque no estaba previsto" en la agenda oficial.

"Habría que felicitar a la delegación norteamericana porque ha tenido éxito en fragmentar nuestros países", señaló el canciller en una rueda de prensa posterior a la lectura del comunicado.

El comunicado de la Cancillería venezolana concluye reafirmando "el profundo respeto por el hermano pueblo de México cuyas tradiciones patrióticas y antiimperialistas han sido siempre ejemplo para nuestro pueblo y para su gobierno".