Cardenal reacciona indignando ante grupo personas molestaban durante misa

Por miércoles 21 de diciembre, 2005

Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez reaccionó hoy indignado frente un grupo de personas que molestaban durante una misa oficiada por el prelado católico en la Catedral Primada de América.

Evocando a Jesucristo cuando echó a mercaderes del templo, el Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, reaccionó indignado, invitando a salir del templo e irse, a quienes cherchaban en medio de la misa que oficiaba, en ocasión de un aniversario de la creación de la Policía Turística, en presencia de altos oficiales policiales y militares, así como de otras personalidades y fieles católicos.

"El que no se está quieto acá, que se vaya a su casa; no, no lo acepto, eso es un hecho cavernícola, de gente que está pasado de moda; aprendan a ser educados; venir aquí y pedirme que yo oficie una misa y entonces no hacer caso: váyase, sea quien sea; la Iglesia siempre ha mandado a callar generales, coroneles, todos; no acepto eso", reaccionó el Cardenal López Rodríguez, cuando un grupo que participaba de la misa, mantenía una conversación ajena al oficio religioso.

La acción del purpurado evoca la ocasión en que el mecías echó del templo a un grupo de mercaderes, a los que acusó de convertir la casa de Dios, una casa de Oración, en una guarida de ladrones, por lo que le entró a latigazos y azotes al grupo, volcando sus mesas y desparramando sus mercancías.

El mitrado católico aprovechó la ocasión para lanzar duras críticas al turismo sexual y a otras prácticas corruptas, que son contrarias a los sanos y altos valores cívicos y morales que deben ser puestos en marcha en toda actividad o ejercicio social y humano.