Carta al señor Nicolás Maduro

Por Carlos Luis Baron viernes 4 de mayo, 2012

Me dirijo a usted después de leer las noticias procedentes de la reunión del 3 de Mayo del 2012, en Cartagena, Colombia, de veintisiete (27) ministros de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y ver con asombro que usted expresó lo siguiente: "Hermanos de América Latina y el Caribe: ha llegado el momento de desmontar esa estructura decadente de la Corte Interamericana (de Derechos Humanos, Corte IDH) y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)", haciéndole coro a usted, de inmediato, como siempre, un representante del Ecuador de Correa, el ministro ecuatoriano de Defensa, Miguel Carvajal.

Creo que debo comenzar por la carta dirigida por el entonces Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al Presidente De Facto Carmona, que ustedes machaconamente han venido citando: eso es un pretexto baladí que lo que da es risas: ¿cómo quería Chávez que una persona en una posición como la del Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se dirigiera a un Presidente, aunque éste fuese De Facto? ¿Mencionándole su madre al Presidente De Facto Carmona? Ese tipo de comportamiento y de lenguaje existe entre Ustedes, los chavistas, señor Maduro, es propio de ustedes. Ustedes no tienen ni siquiera el remilgo de analizar que esa carta dirigida por el Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al golpista Presidente Carmona estaba dirigida a éste para reclamarle precisamente sobre la comisión del golpe de Estado a un Presidente ((Chávez) que se inicia en la política precisamente a través del golpismo (de manera que, de toda forma, no es mucha la diferencia entre Carmona y Chávez)).

Carlos Andrés Pérez nunca me simpatizó, pero el líder suyo, al intentar derrocar su gobierno legítimo, cometió un crimen muy grave que precisamente por haber sido perdonado por la generosidad de Caldera pudo llegar hasta donde llegó.

Ahora bien, señor Maduro: ¿con qué se come eso que usted propone, señor Maduro?

¿Quiénes integrarán esa supuesta “Corte de Derechos Humanos“?

¿Jueces adocenados por la vulgata “socialista“ de los Castro?

¿Serán ésos jueces tan poco independientes y tan injustos como los son los presidentes del Tribunal Constitucional y de la Corte Suprema de Justicia venezolanos y que son verdaderos `muchachos de mandados` de ustedes los representantes del chavismo?

¿Serán jueces al estilo de los tristemente célebres tribunales cubanos de la tiranía de los Castro?

¿Cuáles derechos humanos señor Maduro, defenderá esa supuesta “Corte de Derechos Humanos“ propuesta por su líder Hugo Rafael Chávez Frías?

¿Los derechos humanos que impenitentemente violan los hermanos Castro en Cuba?

¿Violaciones de ese tipo, de las cometidas por la tiranía castrista, es lo que se quiere “santificar“ a través de la propuesta de su mandante el “Comandante Chávez“?

¿Qué credibilidad puede tener una “Corte de Derechos Humanos“ patrocinada por gentes como ustedes?

Ustedes que son purulentos y carentes de verguenza patrocinando el reingreso a la Organización de Estados Americanos (OEA) de la Cuba bajo la férula castrista.

Ustedes que viven de paños y manteles con la sangrienta tiranía de los Castro.

Usted, que nos tiene acostumbrados a escuchar sus insensatos pronunciamientos producto del chantaje y de la prepotencia del manejo a discreción del petróleo venezolano de parte de su jefe político, parece que cree que los demás son idiotas y tremebundos como usted.

La iniciativa es risible y prueba que ninguno de los miembros de ese gobierno encabezado por Hugo Rafael Chávez Frías tiene los pies sobre la tierra.

Semejante propuesta es la más descarada burla que se les puede hacer a los pueblos latinoamericanos.

¿Es que definitivamente ustedes perdieron totalmente el sentido de la más elemental decencia?

Esa propuesta parece emanada de un loco, pues sólo un loco puede destaparse con semejante vagabundería.

¿Es loco que cada uno de ustedes terminaron de ponerse?

Después de estos desparpajados pronunciamientos suyos creo que el paso lógico siguiente es que ustedes procedan rápido a colocar un cartelón gigantesco sobre el Palacio de Miraflores que diga “Manicomio de Venezuela“.

¿Es que entre ustedes no hay aunque sólo sea uno, uno, que tenga sentido de la prudencia?

Esto se está pareciendo a la búsqueda aquella que Dios le encomendó a Lot consistente en localizar al menos diez hombres justos para justificar reversar la destrucción preprogramada por la divinidad de la ciudades de Sodoma y Gomorra.

¿Es que ni la almohada les permite a ustedes razonar sopesadamente?

¿Es que sus familiares y cercanos no les aconsejan?

Si quieren seguir agigantando en el plano internacional las imágenes que ustedes tienen de “un grupo de locos“, adelante, procedan a crear esa “Corte de Derechos Humanos“ de patrocinio chavista para que compitan con La Tremenda Corte de Trespatines y terminen por ser recordados en la Historia como una cohorte de payasos que se la pasaron en el poder haciendo el ridículo: !Adelante!

Adelante, háganla, materialízenla para que sean el hazmerreir entre todos los sectores democráticos de Latinoamérica y del mundo.

Actualmente ustedes disponen de un grupo de sobalebas que les hacen el coro a ustedes a cambio del petróleo, de manera que pueden hacer semejante cosa sin obstáculo alguno: !Háganlo!

También ustedes tienen excelentes furgones de cola como los Correa (por eso el ministro de Defensa de éste se expresó de igual manera que usted), los Ortega, los Evo y demás marionetas ridículas que nos ha tocado presenciar en esta etapa de la Historia latinoamericana.

Todo parece indicar que usted será uno de los posibles sucesores del actual César inquilino de Miraflores: ¿habremos agotado, con estos pronunciamientos suyos, la capacidad de asombro y por eso estaremos curados frente a lo que se le avecina a Venezuela con un gobierno presidido por usted?

De manejador del Metro de Caracas y dirigente sindical del mismo a Canciller de Venezuela, semejante brinco me esclarece porqué razón usted carece de la más minima verguenza para plantear semejante cosa: es que usted carece del raciocinio necesario para usted saber de lo que usted está hablando.

Quizás la materialización de semejante “Corte de Derechos Humanos“ de factura chavista-castrista sirva para conocer más de cerca el grado de profundidad de pérdida del decoro de parte de mandatarios latinoamericanos conformadores de la caja de resonancia al tristemente célebre gobierno de su líder Hugo Rafael Chávez Frías.

Adelante, pues, señor Maduro, que estamos a la expectativa de ver ese grado de profundidad del indecoro (aunque previamente ya hemos visto mucho).

En realidad, esa propuesta suya tiene una real lectura: el regimen autoritario del chavismo busca terminar de destruir todo disenso en Venezuela para proclamar “legalmente“ la dictadura; sabe que la cabeza está moribunda y esa cabeza y todo el cuerpo (dentro del que está usted, destacándose en el mismo como el más prepotente personaje de dicho grupo) no quieren que lo que se “construyó“ sea desmoronado, como en efecto lo será cuando las fuerzas democráticas expulsen del poder al chavismo.

Le recuerdo que lo que su líder Hugo Rafael Chávez Frías propone a través de usted no sería nada diferente de que los entonces gobiernos de las mal llamadas “democracias populares“ de Europa del Este hubieran, junto con la antigua URSS, creado una “Corte de Derechos Humanos“.

Le pronostico que esa “Corte de Derechos Humanos“ que propone su líder Hugo Rafael Chávez Frías será, caso de materializarse, tristemente recordada como “la Corte de Derechos Humanos del chavismo“.