Casa Blanca alcanza acuerdo sobre tortura y trato de prisioneros

Por jueves 15 de diciembre, 2005

Washington, 15 dic (EFE).- La Casa Blanca y el Senado anunciaron hoy un acuerdo sobre la prohibición de la tortura y la reglamentación del trato de los extranjeros detenidos en la lucha antiterrorista.

El acuerdo "deja claro al mundo que este Gobierno no tortura y se adhiere a las convenciones internacionales contra la tortura, sea aquí o en el extranjero", declaró el presidente de EEUU, George W. Bush, durante una reunión con el senador John McCain, autor de la propuesta.

La medida prohíbe el trato o castigo "cruel, inhumano o degradante" de los detenidos bajo custodia de EEUU y establece que el manual de operaciones del Ejército regule los interrogatorios.

Bush, que inicialmente se resistió a la medida por considerarla un obstáculo en la lucha antiterrorista, ahora elogió a McCain como un paladín de los valores de Estados Unidos en su lucha antiterrorista.

"Hemos trabajado de cerca con el senador y otros para lograr ese objetivo y para otorgar protecciones a quienes se encuentran en la primera línea de combate a los terroristas", agregó Bush, quien calificó a McCain como "un buen hombre".

Por su parte, McCain agradeció los esfuerzos y "participación activa" del mandatario estadounidense por "resolver este asunto tan difícil".

"Estoy muy complacido de que alcanzamos este acuerdo y que ahora podemos avanzar para asegurarnos de que el mundo entero sepa, como ha dicho tantas veces el presidente, que nosotros no practicamos la tortura ni damos trato cruel o inhumano", señaló McCain.

Bush aprovechó la reunión para remachar su mensaje de que Irak es el eje de la lucha antiterrorista y que parte de la estrategia político-militar de su Gobierno es capacitar a las fuerzas de seguridad iraquíes para combatir a los terroristas.

"La otra parte es el proceso democrático que ayudará a marginar" a los pesimistas, explicó Bush, tras elogiar las elecciones parlamentarias realizadas hoy en Irak.

En declaraciones a los periodistas tras la reunión con Bush, los senadores republicanos McCain y John Warner indicaron que la medida elimina la única traba pendiente en la aprobación definitiva del proyecto de ley de gastos militares para el año fiscal 2006.

Warner, miembro del Comité de Servicios Armados del Senado, expresó confianza en que esta "histórica legislación" será promulgada por el presidente Bush de alguna u otra forma.

McCain aseguró que la medida no ofrece excepción alguna y que los únicos cambios en la propuesta están relacionados con el código de justicia militar, que no alteran su objetivo final. EFE