Castro defiende medidas económicas en favor “verdadera igualdad

Por jueves 24 de noviembre, 2005

Habana, 23 nov (EFE).- El líder cubano, Fidel Castro, defendió hoy el aumento de salarios y de tarifas de electricidad como fórmula para llegar a una "verdadera igualdad" y volvió a arremeter contra la corrupción y el despilfarro de recursos.

En una intervención en el programa de la televisión estatal cubana "Mesa Redonda", Castro afirmó que la batería de medidas anunciadas hoy son "una revolución socialista" y dijo que "ésta es la primera vez que plantea una verdadera igualdad".

El diario "Granma", órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, anunció hoy un decreto firmado por Castro con las subidas salariales y de pensiones, que siguen a las dispuestas en mayo y julio pasados.

Esta nueva alza supondrá un incremento medio mensual de 43 pesos cubanos (unos dos dólares) a partir de diciembre para 2,2 millones de trabajadores.

Asimismo, informó de que se mantendrán las tarifas para los usuarios que consumen 100 kilowatios/hora al mes, con un precio actual subsidiado de nueve centavos de peso cubano por kilowatio/hora, aunque se aplicará un incremento de acuerdo a una tabla progresiva en función del consumo.

Las tarifas se incrementan en porcentajes que van desde el 50 hasta el 330 por ciento, para castigar el consumo en exceso, y llegan a 1,30 pesos cubanos por kilowatio/hora para los consumidores de más de 300 kilowatios/hora.

"Tenemos que adaptarnos a la realidad", dijo Castro.

El presidente cubano subrayó que Cuba "ha estado llena de locuras burocráticas", algunas de ellas como consecuencia del bloqueo de Estados Unidos a la isla, vigente desde 1960.

"Cuando nos bloquearon, apareció la URSS y le sobraba combustible (…) 14 millones de toneladas recibimos nosotros y solo producíamos unas 500 toneladas", dijo.

Castro destacó que estas medidas hacen que se mantengan los estímulos en divisas y que no se le quite "nada a nadie".

Las nuevas medidas económicas que regirán a partir de diciembre fueron anunciadas una semana después de que Castro declarara una dura ofensiva contra las "desviaciones" de la Revolución, durante un largo discurso en el que, en tono muy crítico, advirtió de que la corrupción amenaza el proyecto revolucionario que lidera desde 1959.

"¿Cuántos viven en Cuba sin trabajar? -se preguntó-. Todos saben que los que mejor viven en Cuba son los que menos trabajan", afirmó.

En ese sentido, Castro destacó la labor que están realizando miles de jóvenes trabajadores sociales que desde mediados de octubre intervinieron las gasolineras (servicentros) en la isla, para cortar las posibilidades de que se produzcan actos de corrupción en el sector, que han provocado un fraude millonario.

"Los servicentros están vendiendo el doble y más del doble, lo que vende en pesos convertibles y divisas (…). En esos servicentros se robaba el doble o más del doble, no estoy exagerando", destacó.

"Ayer por la noche -agregó- las ventas eran de 2,8 por encima de lo que se venía vendiendo en la misma fecha del mes pasado".

"Yo creía que algunos por cuestiones de vergüenza dejarían de hacer lo que están haciendo", afirmó.

Castro hizo también hincapié en el éxito de la campaña para el ahorro de energía, para lo que el gobierno ha dispuesto, entre otras medidas, la sustitución de bombillas incandescentes por las llamadas "ahorradoras", tarea que también llevan a cabo los asistentes sociales.

"Puedo estar equivocado, pero es posible que ahorremos dos tercios de la energía global del país. Creo que estaremos muy cerca de ahorrar el 70 por ciento de la electricidad", dijo. EFE