Castro eleva oferta médicos para víctimas y espera respuesta EEUU

Por domingo 4 de septiembre, 2005

La Habana, (EFE).- El presidente cubano, Fidel Castro, elevó de 1.100 a 1.586 la oferta de médicos cubanos a EEUU para asistir a los damnificados del huracán "Katrina" y aunque no ha recibido respuesta de Washington afirmó esperará "pacientemente".

Castro se reunió este domingo en el Palacio de Convenciones de La Habana con el contingente de médicos ofrecido por Cuba para prestar ayuda ante el desastre ocasionado por el azote del devastador huracán "Katrina" en los estados sureños de New Orleans, Luisiana, Misisipi y Alabama.

"Estos médicos podrían estar todos allí, prestando sus servicios. Han pasado 48 horas y no hemos recibido repuesta alguna a la reiteración de nuestra oferta", señaló el líder cubano en un breve discurso.

No obstante, dijo que "esperaremos pacientemente los días que sea necesarios. Mientras tanto emplearán su tiempo en cursos intensivos de epidemiología y perfeccionando el idioma inglés".

"Si finalmente no llega respuesta alguna, o no fuera necesaria su cooperación, no por ello habría desaliento en nuestras filas ni en ustedes, ni en nosotros, ni en nuestro pueblo, muy por el contrario".

"Nos sentiríamos satisfechos -añadió- de haber cumplido nuestro deber y sumamente felices de saber que ningún otro ciudadano norteamericano de los que sufrieron el golpe doloroso y traicionero del huracán Katrina muera sin asistencia médica, si esa fuera la causa de la ausencia de nuestros médicos".

El pasado viernes, Castro anunció públicamente el ofrecimiento que había realizado al Gobierno de George W. Bush el pasado 30 de agosto, de que Cuba podría enviar de inmediato 1.100 médicos y 26,4 toneladas de medicinas y equipos de diagnóstico a la zona de la catástrofe.

Este domingo señaló que la cifra subió a 1.586 médicos, de los que 1.097 son especialistas en Medicina General integral, 351, médicos generales y 66 son cardiólogos, pediatras, gastroenterólogos, epidemiólogos, cirujanos y psiquiatra, entre otros, con una experiencia promedia de diez años en la profesión.

Apuntó que en total disponen ahora de 36 toneladas de medicinas y recursos sanitarios, cada uno dotado de dos mochila equipadas con 12 kilogramos de medicamentos para enfrentar problemas como deshidratación, hipertensión arterial, diabetes, infecciones, dolencias cardíacas, asma bronquial y otras urgencias.

Explicó que 699 de ellos han cumplido una o más misiones internacionales en 43 países, y más de 700 de ellos se encontraban preparados para cumplir misiones como cooperantes en Asia y Africa.

Insistió en que en la situación que viven actualmente los territorios estadounidenses asolados por "Katrina", se requieren "profesionales, bien entrenados curtidos con la experiencia probada de trabajo en circunstancias anómalas que con un mínimo de recursos puedan ser enviados".

Consideró que Cuba puede ofrecer "significativa y vital ayuda" a la víctimas del "Katrina" y aseguró que "no se arrepiente de ello, aunque ni siquiera se haya mencionado su nombre en la larga lista de países que ofrecieron solidaridad al pueblo norteamericano".

"Jamás nuestro país juega con asuntos tan serios ni ha practicado nunca el deshonor de la demagogia o la mentira", recalcó.

"Hemos cumplido con absoluta puntualidad y precisión. Ustedes honran la noble profesión médica, dispuestos a cumplir el deber en nuevas y difíciles condiciones están escribiendo una página en la historia de la solidaridad entre los pueblos", subrayó.

Adalberto Machín, uno de los miembros del contingente, integrado por profesionales de distintos puntos de la isla, dijo a EFE que prestar sus servicios en EEUU "sería la oportunidad de ayudar a un pueblo que lo necesita. Ofrecemos salud a cambio de nada".

"Es una demostración de que podemos colocar la ayuda humanitaria por encima de cualquier diferencia política", señaló el especialista que dijo haber viajado a Venezuela en 1999 a prestar asistencia a los afectados de los temporales en Vargas, y recientemente regresó de una misión como cooperante en Belice.

Cuba y EEUU no tienen relaciones diplomáticas desde 1961, pero desde 1977 funcionan en la Habana y Washington sendas secciones de intereses al amparo de la embajada de Suiza. EFE